Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La risa, ese ataque al que nadie se resiste

Nadie puede resistirse a un ataque de risa, ni las más acostumbradas al protocolo como pueden ser el príncipe Carlos y su mujer, Camila Parker. Estos días andan de visita oficial en Canadá y unas carcajadas mal disimuladas de ella han molestado a los canadienses. Pero ellos no son los únicos. En todas partes del mundo, la risa incontenida ha dejado en apuros a famosos de todo tipo. Lo vimos con Boris Yelstin y Bill Clinton o a un exministro de finanzas suizo. También en España un consejero gallego o parlamentarios andaluces fueron víctimas de la sana aunque a veces inoportuna costumbre de reírse.