Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portugal entregará mañana al supuesto asesino de su ex novia en Gijón

El gijonés de 46 años detenido el pasado sábado en Oporto como sospechoso de haber asesinado hace siete meses a una mujer dominicana de 37 años con la que había mantenido una relación sentimental será entregado mañana a las autoridades españolas por la Policía portuguesa en el puesto fronterizo de Caya (Badajoz), informaron fuentes judiciales.
José Manuel C.B., principal sospecho del asesinato de María de León Reyes, prestó declaración judicial ayer en la ciudad lusa y manifestó su consentimiento en ser entregado a las autoridades españolas.
Tras prestar declaración, el tribunal portugués competente ha dictado ya la resolución definitiva aceptando la entrega del detenido a las autoridades españolas.
La Policía española trasladará después al detenido a los calabozos del Palacio de Justicia de Gijón donde permanecerá hasta que preste declaración en el Juzgado de Instrucción número 4 de la ciudad, previsiblemente el próximo lunes.
Al parecer, la detención del sospechoso fue posible a raíz de que su coche, un Jaguar de color verde y matrícula de Oviedo, fuese localizado en Oporto a finales de febrero.
El cadáver de María de León Reyes fue hallado estrangulado el 5 de agosto en el domicilio de su ex novio, una semana después de que los familiares de la mujer hubiesen iniciado su búsqueda.
La víctima de la agresión, madre de dos niños de 16 y 10 años, llevaba diez años residiendo en Gijón y trabajaba como camarera en un mesón de la ciudad.
El cadáver de la mujer, que había salido con su presunto agresor dos años antes, fue encontrado sin ropa sobre la cama y sin aparentes signos de violencia, si bien la autopsia reveló que había muerto por asfixia tras ser estrangulada la misma madrugada del día en que desapareció.
Los familiares habían denunciado que el sospechoso acosaba a la fallecida con mensajes telefónicos y ya habían acudido el mismo día de su desaparición hasta el citado domicilio, donde nadie les abrió la puerta.