Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe de Asturias preside la conmemoración del XXV aniversario de la entrega de Despachos en la Escuela Naval

La Escuela Naval Militar de Marín ha celebrado este viernes, los actos conmemorativos correspondientes al veinticinco aniversario de la entrega de los Reales Despachos a los Alféreces de Navío y Tenientes, que recibieron sus empleos como Oficiales en el año 1988.
El acto, celebrado en el interior del gimnasio debido a las adversas condiciones meteorológicas, tiene una relevancia especial al estar presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias. Se da la circunstancia de que esta promoción es la anterior a la del propio Don Felipe, según han explicado fuentes oficiales de la Escuela Naval.
El propio Comandante Director de esta Escuela, Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, se ha dirigido en su discurso al Príncipe señalando que "con ellos compartisteis muy diversas singladuras en ésta vuestra casa" y le ha agradecido "el gran gesto que hacéis al querer acompañarles hoy aquí".
La ceremonia castrense ha dado comienzo a las 12.50 horas con la incorporación de la bandera y la posterior revista al batallón de alumnos. Previamente tuvo lugar la celebración de la misa en el salón de actos de la Escuela, a la que asistieron los componentes de la Brigada del 88 junto a sus familiares, seguida de una ofrenda a la Virgen del Carmen.
Los homenajeados fueron en torno a 150 veteranos, componentes de las promociones 388 del Cuerpo General, 118 de Infantería de Marina y 63 de Intendencia, así como otros componentes de promociones de Oficiales de los Cuerpos Militares de Sanidad que recibieron su despacho el mismo año, efectuaron el homenaje a la bandera, desfilando de uno en uno, entre vítores y aplausos, para besar la insignia nacional besándola de uno en uno. Durante el acto militar los presentes entonaron la Salve Marinera, el himno a los caídos y el de la Armada.
Finalmente el Comandante Director se dirigió al Príncipe Felipe pidiéndole que transmitiese "al primer marino de España", el rey Don Juan Carlos, "los deseos sinceros" de los integrantes de la Escuela Naval de "una pronta recuperación".