Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Príncipes y las Infantas se comen el roscón en la casa del padre de Letizia

Es ya una tradición. Desde hace varios años, cada 6 de enero día de Reyes, los príncipes de Asturias llevan a sus hijas, las infantas Leonor y Sofía a comer roscón y a recoger los regalos que los Reyes Magos de Oriente les han dejado la noche anterior en casa de su abuelo paterno, Jesús Ortíz, y su esposa, Ana Togores, en las afueras de Madrid.
Tras la tradicional recepción por la Pascua Militar en el Palacio Real, don Felipe y Doña Letizia cambiaron sus prendas de gala para ponerse otras más cómodas y marcharse a merendar a la casa del padre de la princesa.
En esta ocasión, los príncipes de Asturias llegaron al domicilio de Jesús Ortíz en un coche que conducía don Felipe. En el asiento de al lado iba sentada doña Letizia, visiblemente sonriente, luciendo un chaleco de pelo y un foulard estampado de colores para la ocasión. La infanta Sofía iba sentada detrás de su madre, y la infanta Leonor en el asiento trasero de su progenitor.
Jesús Ortíz ya se dejaba ver merodeando por los alrededores de la vivienda mientras esperaba la llegada de sus nietas, quienes seguramente estaban ya impacientes por recoger los regalos que los Reyes Magos de Oriente les habían dejado en casa de su abuelo materno.
Más tarde, cuando ya había anochecido, los príncipes y sus hijas abandonaron la casa del padre de Letizia. Don Felipe y su mujer se mostraron muy sonrientes saludando con la mano a los periodistas desde el coche.