Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el ex agente acusado de robar 150 kilos de droga de la Jefatura de Sevilla

La juez ya decretó en la madrugada de este martes el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del socio del ex agente, que fue detenido junto a su pareja en el núcleo costero de Islantilla, en Lepe (Huelva), y que carece de actividad laboral regular, pero que al poco de descubrirse el caso adquirió en este lugar una residencia de verano valorada en aproximadamente 240.000 euros. 
La titular del Juzgado de Instrucción número 19 tomó este martes declaración, en primer lugar, a la pareja del socio, que declaró por espacio de 40 minutos , mientras que el siguiente en testificar fue el propio ex agente, que compareció ante la juez durante tres horas y media, y por último su esposa, que únicamente declaró durante 30 minutos.
Tras tomar testimonio a todos ellos, que estuvieron asistidos por letrados de oficio al ser ordenada su incomunicación, la juez decidió decretar prisión para el ex agente y la mujer de su socio, imputados --al igual que su socio-- por un presunto delito contra la salud pública agravado del artículo 369 del Código Penal, mientras que para la esposa de Lars decretó prisión eludible con el pago de una fianza de 30.000 euros por un presunto delito de blanqueo de capitales.
El asunto  fue descubierto gracias a unos contra análisis practicados a la droga almacenada en los depósitos de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, donde el 5 de junio de 2005 se descubrió que unos 150 kilogramos de cocaína y heroína empaquetada en bolsas habían sido escamoteados y sustituidos por sustancias que a simple vista se asemejaban al material robado.
Los almacenes en los que se custodiaba la droga, usados casi exclusivamente por la Udyco, estaban cerrados con llave y las sustancias fueron sustraídas paulatinamente. Los investigadores de Asuntos Internos habían centrado sus sospechas en L.S.M. dado su papel en la Udyco y su posterior solicitud de una excedencia, porque el ex agente abandonó el servicio para impulsar un negocio de compraventa de motocicletas y embarcaciones de recreo en Sevilla capital.