Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión provisional para el presunto homicida de la discoteca 'Heaven'

Imagen de uno de los dos fallecidos en la discoteca Heaventelecinco.es
El juez de Instrucción número 48 de Madrid, Baltasar Fernández ha decretado el ingreso en prisión provisional comunicada de Carlos Monge, alias 'El Cuchillos', como presunto autor de la muerte a tiros del portero de la discoteca Heaven, Catalin Stefan, 'Cata', y del relaciones públicas de Joy Eslava, Alejandro Muñoz Rojas-Marco.
A 'El Cuchillos', de 36 años, se le acusa de dos delitos de homicidio y dos intentos de homicidio. La policía le puso el miércoles por la tarde a disposición judicial tras negarse a declarar por estos hechos. 
El magistrado se inhibirá ahora de la causa a favor del juez Santiago Torres, que ocupa el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, al encontrarse de guardia de diligencias la noche en la que se produjeron los asesinatos, procediendo al levantamiento de los cadáveres. El juez Torres se encargará de la investigación, que le viene como anillo al dedo al seguir ya la pista de un supuesto grupo organizado de búlgaros y rumanos que operaba en el entorno de la noche madrileña, al que supuestamente pertenecía 'Cata'.
En cuanto a los hechos, el desencadenante de los disparos que acabaron con la vida de 'Cata' y Muñoz se produjo a raíz de una discusión que mantuvo Monge con Catalin en el descansillo de la discoteca Heaven, en la calle Arenal. Le emplazó a salir del local por los incidentes que estaba acostumbrado a provocar.
Monge había logrado sortear el primer circuito de seguridad. Nada más acceder al interior, se topó con 'Cata', uno de los empleados de seguridad "muy querido" por los clientes del local. La víctima le invitó a abandonar el local, a sabiendas de su fama de persona "conflictiva" y "muy violenta".
Cuando se dirigían a la salida, Monge le disparó con un arma que guardaba en su chaqueta, descerrajándole cuatro tiros a quemarropa. Emprendió la huida a base de disparos, siendo perseguido por varios porteros y clientes. En la calle Hileras, pegó dos tiros en la espalda a uno de los clientes, Alejando Muñoz Rojas Marcos, familiar de un prestigioso médico.
Al rato de los hechos, los agentes encontraron al presunto homicida en su coche, cuando se disponía a huir de la zona.
 
EB