Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prohibición en Australia de fotografiar a los menores haciendo deporte

Algunos padres se sienten como pedófilos al tener que solicitar permisos para fotografiar a sus hijostelecinco.es
Un buen ejemplo de esta controversia es la polémica que sacude Australia en las últimas semanas. El fotógrafo Bill Henson es célebre por retratar estados oníricos y de tensión sexual de la adolescencia. Una de últimas sus exposiciones en Australia fue clausurada por la policía tras la denuncia de un particular. El primer ministro australiano, Kevin Rudd, manifestó que las fotografías le parecían "asquerosas".
Sin embargo, el juez dio la razón al artista. Ninguna de las imágenes era constitutiva de delito. El caso se acabó, pero el debate continuó: ¿Dónde acaba el arte y empieza la pornografía infantil? Las consecuencias del mismo no se han hecho esperar en Australia.
¿Paranoia o protección de la infancia?
A raíz de este incidente que escandalizó a toda la sociedad australiana, los clubes de baloncesto, rugby, cricket, netball (un deporte parecido al baloncesto), fútbol, béisbol han prohibido fotografiar a los menores en sus estadios si no es con el permiso de padres y entrenadores.
En la ciudad de McArthur, en las ligas junior de béisbol, los padres tienen que rellenar un formulario comprometiéndose a no hacer fotografías a los niños durante los partidos. Según explica el Daily Telegraph australiano, la mayor parte de los padres están enfadados. Lo consideran una invasión de su intimidad y sus hijos quedan así privados del derecho a conservar sus recuerdos.
Se han dado casos como el de Michael Bianchino. En una localidad a las afueras de Sydney se le prohibió fotografiar a su propia hija, Mia, en nueve partidos de béisbol. Tras enviar una queja formal a la Federación, explicó que lo más grave de todo es que, en el fondo, con toda esta situación es a él a quien le hacen sentir como un pedófilo. AGE