Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prohibir la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco reduciría su consumo una media del 7%

La prohibición de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco es clave para reducir su consumo, que puede bajar un 7 por ciento de media, según asegura la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) con motivo del Día Mundial sin Tabaco que se celebra este martes 31 de mayo.
En este sentido, defienden que el empaquetado neutro es una medida muy importante de la reducción de la demanda "al disminuir el atractivo de las cajetillas de tabaco", ha destacado José Luis Díaz-Maroto, coordinador del Grupo de Trabajo de Tabaquismo de esta sociedad científica.
Con el empaquetado neutro del tabaco se restringe o se prohíbe el uso de logotipos, colores, imágenes de marca o información promocional sobre el envase. "Sólo habrá nombre de la marca y del producto, que se incrustarán sobre un color estándar", ha explicado este experto, lo que permite restringir el uso de los paquetes de tabaco como soporte para la publicidad y promoción del consumo de tabaco.
Según este experto, las advertencias textuales y gráficas impactantes, en especial las que incluyen imágenes que se encuentran en el nuevo formato del empaquetado neutro, permiten reducir el número de niños que comienzan a fumar al mismo tiempo que aumentar el número de fumadores que abandonan el hábito de consumo de tabaco.
Aunque actualmente solo 29 países han prohibido completamente cualquier forma de publicidad del tabaco, los estudios llevados a cabo tras implantarse las advertencias gráficas en Brasil, Canadá, Singapur y Tailandia mostraron sistemáticamente que esas advertencias "promueven considerablemente la sensibilización de las personas respecto de los peligros del consumo de tabaco", añade el doctor.
"Las administraciones sanitarias de todos los países del mundo deberían contrarrestar a las potentes promociones de publicidad de la industria del tabaco, mediante la realización de campañas sanitarias dirigidas a la población en las que se advirtiera del tabaco como pandemia, que afecta tanto al individuo como a la sociedad en su conjunto", ha destacado Díaz-Maroto.