Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protección Civil avisa por rachas de vientos de hasta 100 km/h durante el fin de semana

La dirección general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), avisa por rachas de fuertes vientos durante el fin de semana, cuando podrán llegar a los 100 kilómetros por hora (km/h).
Así, se prevén vientos fuertes en diferentes zonas, especialmente en las islas occidentales de Canarias, Pirineo oscense y leridano, valle del Ebro y Castellón, con rachas de hasta 100 km/hora, y vientos costeros en Canarias, Galicia, costa cantábrica y Cataluña.
Además, ante la predicción de un ascenso generalizado de las temperaturas durante el fin de semana, recomienda extremar las precauciones por riesgo de aludes, especialmente en los Pirineos en cotas superiores a 1.400 metros.
Protección Civil pide por ello estar informado en todo momento y prestar especial atención a las normas preventivas de cada comunidad autónoma, que puede adoptar algunas medidas puntuales en función de la evolución de la situación meteorológica en esa zona concreta.
En el caso de los fuertes vientos, conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. Si se va conduciendo, pide extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido, y prestar atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.
En caso de vientos costeros, si se encuentra en zonas marítimas,aconseja alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes; mientras que, ante el riesgo de aludes, aboga por respetar las indicaciones de las estaciones de esquí, no salir de las zonas controladas y evitar descender por cañones o depresiones, entre otras recomendaciones.