Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Proyecto Salvavidas lanza un 'kit' con un desfibrilador que se instalará en las máquinas expendedoras

El Proyecto Salvavidas ha lanzado un 'kit' con un desfibrilador para su instalación gratuita en los laterales de las máquinas expendedoras. Además, los desfibriladores estarán 'Geo-localizados' mediante la aplicación gratuita 'SOS-112'.
Así, en esta ocasión, Vending Salvavidas CARDIOVENDING, con el lema 'Consume x la Vida' ,consigue que entre todos y sólo con el propio consumo de las máquinas expendedoras, cualquier entidad pueda disponer de este servicio de cardioprotección.
El 'kit' puede ser instalado en cualquier máquina expendedora y está acompañado de la formación necesaria para 8 personas en el uso del equipo y el alta de los trabajadores formados. El servicio puede solicitarse para todos los países europeos mediante las páginas web del Proyecto Salvavidas, Savelives Project para el resto de Europa.
Ahora bien, las máquinas que ya estén ubicadas tendrán un incremento de entre 5 y 10 céntimos de euro en los consumos de cafés, bebidas frías o 'snack' en las propias máquinas. El resto de máquinas de nueva instalación tendrán ya contemplado el precio.
De este modo, recuerdan, "el consumidor con sus propios consumos participa en una acción solidaria que puede salvar una vida y recordar que esta vida puede ser de un compañero de trabajo, de un amigo, de un familiar o la vida propia".
Por tanto, cualquier entidad que disponga de maquinas expendedoras "podrá disponer de inmediato de un servicio de cardioprotección con la ventaja de no tener que preocuparse de invertir, realizar mantenimiento, formar al personal o cualquier responsabilidad asociada al desfibrilador".
Desde el Proyecto Salvavidas recuerdan que en España harían falta instalar más de 120.000 desfibriladores para ponerse sólo al nivel de Francia y, del mismo modo, formar en reanimación cardiopulmonar a gran parte de la población.