Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puff Cigarette multiplica por 12 sus ventas de cigarrillos electrónicos en la primera semana de 2014

El uso de los cigarrillos electrónicos sigue aumentando en España y prueba de ello es que la cadena de franquicias Puff Cigarette Iberia ha conseguido multiplicar por doce las ventas de estos dispositivos sólo en la primera semana de 2014, con respecto al mismo periodo del año anterior.
Durante el año pasado, esta compañía comercializó cerca de 71.000 dispositivos y en torno a 250.000 unidades de líquidos para su recarga a través de las 136 tiendas que tiene operativas en España. Las comunidades donde el porcentaje de ventas de Puff Cigarette ha sido mayor son Cataluña (70% de las ventas totales del franquiciado), País Vasco (10%) y Madrid (5%).
Además, el 91 por ciento de los líquidos comercializados por la compañía durante 2013 incluían nicotina en distintos grados (entre 4 y 18 miligramos/gramo) en su composición, frente al 9 por ciento de los líquidos comercializados libres de ella.
No obstante, según explica el director general de Puff Cigarette Iberia y presidente de la Asociación Nacional Española de Vapeadores (ANEV), Antonio Cátedra, cuando se utilizan estos dispositivos para abandonar el tabaquismo "cada fumador va encontrando el equilibrio con los líquidos que necesita y, normalmente, va disminuyendo la dosis de nicotina paulatinamente".
Puff Cigarette Iberia fabrica cigarrillos electrónicos que cumplen exhaustivamente la estricta normativa europea y son recargables con líquidos compuestos por "sustancias no cancerígenas", según aseguran en un comunicado.
Estos líquidos están fabricados exclusivamente en Italia, con glicerina vegetal de nivel farmacéutico (FU/USP), propilenglicol de nivel farmacéutico (FU/USP) y de origen vegetal (certificado libre de OGM), nicotina vegetal producida en Europa de calidad farmacéutica (FU/USP) y aromas alimentarios de impronta molecular para la extracción.
En cambio, denuncia Cátedra, cerca de la mitad de los líquidos disponibles en España para vapear carecen de todo tipo de control sanitario, "muy especialmente aquellos que proceden del mercado asiático y de los países del Este".
"Es crucial que busquemos un marco de colaboración y trasparencia que permita establecer una legislación apropiada para una fabricación de los 'e-cig' que cumpla con los máximos estándares de calidad y que esos estándares sean de cumplimiento absolutamente obligatorio para todas las marcas que comercialicen cigarrillos electrónicos", ha reclamado.