Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Catalá y el embajador de EEUU alertan de la "amenaza real" de la discriminación e intolerancia religiosa

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, y el embajador de EEUU en España, James Costos, han alertado este lunes sobre la "amenaza real" de la discriminación y han apostado por combatir juntos la intolerancia religiosa que aún existe en el mundo.
Así lo han expresado este lunes durante la inauguración de las Jornadas 'Protegiendo la libertad religiosa y combatiendo la discriminación y la violencia basadas en la religión y las creencias', que han comenzado en la Casa Árabe y que continuarán este martes en la Casa Sefarad Israel. Durante las sesiones, participarán representantes de la Iglesia católica, la Comisión Islámica de España, la Federación de Comunidades Judías de España y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España.
Durante su intervención, Catalá ha advertido de que hay "muy poderosas razones para no desatender una amenaza real, la que tiene que ver con la intolerancia y la discriminación". "Lamentablemente, no se puede decir que la libertad religiosa esté suficientemente protegida", ha añadido.
Según ha señalado citando los datos de algunos observatorios, en la actualidad se producen en el mundo "múltiples y graves ataques" contra esta libertad y en los últimos años se ha registrado un "empeoramiento" de la situación, con persecuciones de "gran crueldad y virulencia".
Además, ha advertido de que en países donde formalmente está garantizado el ejercicio de la libertad religiosa, los fenómenos de intolerancia contra el hecho religioso están adquiriendo en ocasiones "dimensiones preocupantes".
CONTRA LOS FANATISMOS
Por ello, ha insistido en la necesidad de enfrentarse a este problema dejando a un lado "la pasividad y la indiferencia" y ha apostado por alcanzar consensos. En este sentido, ha recordado una cita del antiguo ministro federal de Armonía Nacional y Asuntos de las Minorías de Pakistán, Paul Jacob Bhatti: "Un consenso sobre la naturaleza de la libertad religiosa y el respeto que se le debe podría ser clave contra el fanatismo".
Precisamente, se ha referido a la responsabilidad que tienen las propias confesiones religiosas que "deben demostrar que son instrumentos de paz en la batalla contra los fanatismos religiosos". También ha destacado la importancia de la cooperación internacional para combatir todos los fenómenos de violencia y discriminación contra el hecho religioso.
"No podemos consentir un mundo que tenga nuevas catacumbas o donde creyentes y no creyentes se vean sometidos al terror de los fanáticos", ha aseverado.
Por su parte, el embajador de EEUU en España ha puesto de relieve la utilidad de esta reunión como un primer paso para remediar una situación que les preocupa, la de la intolerancia. "Ninguno es tan ingenuo como para pensar que la discriminación ya no es una lacra", ha subrayado, para apuntar que muchas personas sufren en la actualidad intolerancia y discriminación.
Ante esta situación, y recordando el discurso del presidente de EEUU, Barack Obama, ha invitado al diálogo y al descarte de políticas que ataquen a las personas por pertenecer a una raza o a una religión. "No es corrección política --ha precisado--. El mundo no nos respeta por nuestros arsenales sino por nuestro respeto a los otros".