Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Real Academia Nacional de Medicina apuesta por seguir fomentando la docencia y la investigación

El profesor Félix Pérez recibió la placa de Académico Senior y el profesor Juan Antonio Vargas Núñez el Premio de la Academia 2013
El presidente de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), el profesor Joaquín Poch, ha asegurado que su institución seguirá apostando por "fomentar la docencia" y con las iniciativas que han permitido a esta academia tener un 2013 de "gran actividad".
"Seguiremos apostando por fomentar la docencia y la investigación para continuar ocupando un lugar de privilegio en el discurso médico. Para la Academia, el 2013 ha sido un año de gran actividad y, en este sentido, vamos a seguir con el impulso de nuevos proyectos, ya que todas estas iniciativas son el germen de nuestra renovación como institución", ha señalado Poch durante la inauguración del curso académico.
El presidente de la RANM ha detallado también que para seguir creciendo es necesario debatir con rigor sobre los temas relacionados con la medicina. "En cada actividad que llevemos a cabo seguiremos manteniendo nuestra esencia, que es escuchar con respecto y discutir con profundidad y rigor sobre medicina. De esta manera, no sólo conseguiremos reafirmar nuestra apertura a la sociedad, sino también mantener la búsqueda de la excelencia científica", ha dicho.
Además, durante este acto los profesores Félix Pérez y Juan Antonio Varas Núñez recibieron la placa de Académico Senior y Premio de la Academia 2013, respectivamente, de la mano del secretario general de la RANM, el profesor Luis Pablo Rodríguez, quien leyó la Memoria del Curso 2013.
En cuanto al futuro, el profesor Guillermo Suárez Fernández ha señalado como fundamental que se pongan en marcha ciertos programas de erradicación para enfermedades graves e infecciosas, aunque en muchas de ellas sea una tarea muy complicada, como puede suceder en el caso de la poliomelitis, el sarampión o la rubeola.
"El problema es que muchas de estas enfermedades infecciosas no se pueden erradicar, ya que requieren resolver una ecuación con múltiples incógnitas a través del progreso científico y tecnológico", ha dicho.
Además, el profesor ha hecho un repaso sobre las enfermedades y epidemias que han "despertado el interés sanitario, científico y social a lo largo de los años".
"El sida, la rabia, el mal de las 'vacas locas' o la gripe aviar, entre otras, no son ajenas para nadie y, en determinados momentos, pueden crear situaciones de temor o pánico que interfirieren con las normas de control sanitario", ha apuntado Suárez sobre algunas enfermedades amenazantes para las personas.
Aún así, Suárez ha determinado que ahora se atraviesa "un periodo de optimismo en la lucha contra las enfermedades infectocontagiosas porque han mejorado los procedimientos para su seguimiento, control y erradicación a diferentes niveles".
Además, ha apuntado que "el uso de las nuevas tecnologías moleculares unido a una moderna legislación, tanto a nivel nacional como mundial, sustentan a importante labor investigadora que se desarrolla con el fin de controlar estas epidemias y pandemias que hace años asolaron directa o indirectamente diferentes territorios".