Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recomendaciones para cuidar tu piel ante el sol

¿Todas las pieles corren los mismos riesgos?
No todas las pieles tienen la misma reacción frente al sol. La capacidad para broncearse o quemarse, la toma de ciertos medicamentos o algunas situaciones especiales como el embarazo o la inmunosupresión, nos condicionan a la hora de exponernos al sol.
¿Cuáles son los grupos que corren más riesgo?
La acción nociva de estos rayos es mayor en niños, deportistas o quienes realizan actividades al aire libre.
¿Qué producen las radiaciones solares?
Las radiaciones ultravioletas B (UVB) son las principales responsables de la habitual quemadura solar -eritema- mientras que las radiaciones A (UVA) son las responsables del fotoenvejecimiento o las reacciones fotoalérgicas. Conjuntamente UVA y UVB contribuyen a la manifestación de patologías como el cáncer de piel
¿A qué horas no debemos tomar el sol?
Entre las 12:00 y las 16:00 horas el sol hace más daño. La radiación solar depende de la inclinación del sol respecto a la tierra.
¿Qué otros factores influyen en la radiación que recibimos?
Con la altura a la que nos encontremos también aumenta la radiación. Cada 300 m que ascendamos sobre el nivel del mar la incidencia del sol es de un 4% más.
¿Si el día está nublado no corremos riesgo?
Qué el día esté nublado no implica que no haya sol. Las nubes frenan los rayos IR (infrarrojos) responsables de la sensación de calor pero no las radiaciones UVA y UVB, que recibimos en un 90%.
¿Qué significa el factor de protección?
Este indicador se basa en el tiempo que se puede prolongar la exposición al sol sin riesgo de quemadura. Cuanto más alto sea el FPS más alta será la protección. Este tiempo varía en función del tipo de piel. Por ejemplo, si una persona puede permanecer 10 minutos bajo el sol sin quemarse, un Fotoprotector con factor 25 le proporcionará una protección 25 veces superior.
¿Cómo debemos elegir el factor de nuestro protector solar?
El factor de protección solar se debe elegir según las características de la piel.
¿Cómo se debe aplicar la crema solar?
El fotoprotector se debe aplicar 30 minutos antes de la exposición solar, en casa, sobre una piel limpia y seca. La aplicación adecuada es la equivalente a 6 cucharillas de café para todo el cuerpo en un adulto de talla media. La aplicación de menos cantidad de producto conduce a una reducción de un 20% de la protección. La aplicación del producto se debe repetir con frecuencia, especialmente después de transpirar, bañarse o secarse.
¿Qué debe y no debe tener una crema solar?
Debe recoger una definición precisa del factor de protección, debe tener impreso un logo UVA junto a la composición y forma de uso del producto, debe ser hipoalergénico, no debe producir retención sebácea, ser resistente al agua y al roce. Por último, debe ser biodegradable.