Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rectores de US y UPO inciden en que el apadrinamiento de estudiantes no debe sustituir la financiación pública

Los rectores de las universidades públicas de Sevilla --Universidad de Sevilla (US) y Universidad Pablo de Olavide (UPO)-- han valorado la iniciativa lanzada por la rectora de la Universidad de Málaga (UMA) y presidenta de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Adelaida de la Calle, sobre un posibile apadrinamiento de universitarios con dificultades, incidiendo en ambos casos en que dicha fórmula "en ningún caso" debe sustituir a los programas y becas de financiación pública.
Este miércoles, de la Calle hizo un llamamiento a la sociedad a colaborar para que ningún estudiante se quede sin acceder a la educación universitaria por no haber podido hacer frente al pago de la matrícula al no conseguir la nota mínima exigida si su situación es muy precaria.
En declaraciones a Europa Press, el rector de la US, Antonio Ramírez de Arellano, ha indicado que, a su juicio, De la Calle ha protagonizado una "llamada de atención" ante una situación "delicada", en la que entran en juego no sólo los gastos directos de matriculación, "los más característicos", sino aquellos que rodean a este tipo de estudios.
Así, Ramírez de Arellano ha resaltado que la preeminencia de la financiación pública debe mantenerse "y no confundirse con la caridad", al tiempo que ha advertido que es necesario "hilar muy fino" y no mezclar conceptos distintos, en referencia al mecenazgo y patrocinio, ya existentes en las sedes universitarias a pesar de la "poca tradición" que hay en el país y en cuya cultura y estrategia es "importante" avanzar.
Por su parte, el rector de la UPO, Vicente Guzmán, ha dicho a Europa Press que ve la idea "muy positiva", puesto que el trasvase de fondos desde la iniciativa privada a la universidad pública desembocaría en "una mejor conexión entre la universidad y la sociedad", si bien ha recalcado la necesidad de establecer un marco legal claro para incentivar aportaciones y una justificación económica adecuada, así como de control y transparencia en el uso de este dinero por parte de las sedes académicas.
Para Guzmán, estas aportaciones también podrían derivarse a acciones tales como becar a estudiantes brillantes en el extranjero o proyectos de investigación, ya que "con una potenciación y uso adecuados este instrumento puede servir para complementar la financiación". Por último, ha añadido que se trata de una herramienta "no excluyente ni exclusiva" con otras fórmulas "para que ninguna persona quede fuera por razones puramente económicas", apostillando que, en su opinión, "habría capacidad para sacar esta fórmula adelante porque mucha gente se va a interesar".