Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reivindican la quema de autobuses por los presos enfermos de ETA y avisan de que no se van a quedar "mirando al cielo"

EITB recibe un comunicado anónimo en el que reivindican la acción contra cinco vehículos en Loiu (Vizcaya)
EITB ha recibido un correo electrónico anónimo en el que se asume la autoría del incendio que este pasado miércoles calcinó cinco autobuses de la compañía privada Lujua, en Loiu (Vizcaya). Los autores de la nota denuncian en la misma la situación que padecen los presos de ETA enfermos y señalan que el ataque es para exigir su puesta en libertad.
En este sentido, apunta que no se van a quedar "mirando al cielo, mientras la gente generosa de nuestro pueblo se muere en la cárcel" a pesar de que el cese definitivo de la violencia declarado por ETA en 2011 incluía también poner fin a este tipo de acciones de 'kale borroka'.
Según han informado fuentes del ente público y del Departamento vasco de Seguridad a Europa Press, la nota anónima ha sido remitida a primera hora de esta tarde a EITB y se está investigando si los autores del comunicado serían los mismos que prendieron fuego a los autocares o se trataría de una falsa reivindicación.
Según explica el comunicado, los autores colocaron varios pequeños explosivos en la parte trasera de cada vehículo que, al explotar, acabaron calcinando los vehículos. Este extremo debe ser confirmado por las prueba periciales recogidas por Bomberos y la Ertzaintza en el lugar del sabotaje para determinar si realmente los autores del la nota y del ataque son los mismos.
No obstante, el correo electrónico, que acaba con el texto "preso gaisoak kalera!" (presos enfermos a la calle) ha pasado a formar parte de la investigación que lleva a cabo la Ertzaintza para localizar y detener a los autores del sabotaje.
El comunicado denuncia la dispersión de los presos de ETA por distintas cárceles, la prolongación de sus penas y las muertes el pasado año de los presos Angel Figueroa, Xabier López Peña y Arkaitz Bellón. Por último, recoge una lista de diez presos de ETA enfermos para los que pide su libertad.