Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatado por helicóptero un joven que cayó en el acantilado de Ajo (Cantabria) y quedó encajado entre rocas

Bomberos del Servicio de Emergencias 112 de Cantabria y el helicóptero rescataron anoche a un joven de 19 años, vecino de Ajo, que se había caído en un acantilado de las inmediaciones de la playa de Cuberris, ubicada en dicha localidad perteneciente al municipio de Bareyo.
Según ha informado el 112 en un comunicado, el chico pisó unos bloques sueltos que se desprendieron dejándole encajado a un metro y medio en una sima de unos cuatro metros, sin sustento bajo las piernas. Las rocas desprendidas le atraparon a la altura de la cadera, imposibilitándole cualquier tipo de movimiento y frenando la caída.
El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recibió aviso del incidente minutos antes de las 23.40 horas.
Para acudir en su ayuda se movilizó a los bomberos del propio servicio autonómico, pertenecientes al parque de Laredo, al equipo de rescate helitransportado del Gobierno, a sanitarios del 061 y a agentes de la Guardia Civil.
A la llegada de los bomberos, personas que se encontraban por la zona le habían asegurado poniéndole una cuerda bajo los brazos.
Los efectivos del 112 procedieron a la retirada y fijación de las rocas que le rodeaban y que presentaban riesgo de desplomarse sobre él.
Con el equipo del helicóptero ya en la zona descendieron hasta el lugar, mediante una operación de grúa, un técnico de rescate y el médico de la aeronave.
Tras valorar la situación, un bombero y el rescatador retiraron uno de los bloques que atrapaban a la víctima, mientras el resto de efectivos sujetaban al chico para evitar que continuara el descenso por la sima.
Una vez liberado y en zona segura, los equipos médicos le prestaron los primeros auxilios.
El joven presentaba diversos golpes provocados por la caída y fue trasladado con pronóstico reservado.
Para proceder a la evacuación, se le aseguró en una camilla de rescate en la que fue izado al helicóptero, que le llevó hasta el aeropuerto Seve Ballesteros. Allí esperaba una ambulancia del 061 para su traslado hasta el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.