Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey impone el Toisón al secretario general iberoamericano en la ceremonia 'del ojal cosido'

Enrique Iglesias se convierte en la vigésimo cuarta personalidad en recibir la más alta distinción de la Corona española
El Rey ha impuesto este martes el Collar de la Orden del Toisón de Oro, la más alta distinción que concede la Corona española, a Enrique Iglesias, el primer secretario general iberoamericano que acaba de abandonar el puesto tras casi una década trabajando en la preparación de las Cumbres Iberoamericanas.
El Salón de Columnas del Palacio Real ha acogido la ceremonia en la que Iglesias se ha convertido en la vigésimo cuarta personalidad a la que Don Juan Carlos distingue con esta condecoración, que también tienen el propio Rey, el Príncipe de Asturias, y el expresidente francés Nicolas Sarkozy, entre otros.
Tras la lectura del discurso del monarca, a Iglesias le ha robado el protagonismo el ojal cosido de la solapa de su traje, donde el Rey tenía que colocarle la insignia del Toisón, ya que la joya del Collar normalmente no se cuelga del cuello del condecorado, sino que se expone sobre un cojín en un lugar central de la sala.
"Te voy a tener aquí toda la mañana. A ver si traen unas tijeras", le ha dicho Don Juan Carlos al homenajeado cuando intentaba colocarle la insignia en el ojal de la solapa del traje, mientras miraba a la Reina en busca de ayuda.
Doña Sofía se ha acercado a asistirle, pero al final el Rey, ayudado por Iglesias, ha conseguido abrir el ojal y colocar la insignia. Durante los dos minutos largos que duró el intento, se ha escuchado una divertida conversación entre el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, y el ayudante de campo, Angel Ribado, grabada por los micrófonos de la Cadena Ser.
"Angel, casi dale el collar y que se lo ponga", le dice Spottorno al ayudante, quien le contesta que no puede porque la joya "está cosida" al cojín.
"Estas cosas cuestan", ha dicho Iglesias con una sonrisa al público asistente que ha prorrumpido en aplausos cuando el Rey consiguió abrocharle la insignia.
Más allá de la anécdota, Iglesias, nacido en Asturias en el seno de una familia de campesinos que emigró a Uruguay, ha reconocido que le "llena de emoción" portar esta distinción porque demuestra que los españoles que emigraron como él no han perdido sus vínculos y cariño a la Madre Patria.
El que ha sido jefe de la Secretaría General Iberoamericana, con sede en Madrid, desde 2005 ha aprovechado para subrayar que el desarrollo de la Comunidad Iberoamericana que agrupa a los 19 países de América Latina, más España, Andorra y Portugal "no es una ilusión retórica" sino un "camino que se va haciendo al andar" y se ha mostrado convencido de que la región se enfrentará "mejor" a los retos actuales si es consciente de sus "orígenes".
El Rey, en su discurso, ha puesto en valor la "gran trayectoria profesional de servicio público" de Iglesias "a través de su eficaz dedicación y permanente entrega a la Comunidad Iberoamericana. De él también ha destacado su "rigor, excelencia, conocimiento, espíritu conciliador, sensibilidad diplomática y don de gentes".
Don Juan Carlos le ha agradecido su papel en el impulso de la "cooperación" iberoamericana y la proyección de la región "hacia el exterior, atrayendo hacia ella el interés de otros países de la comunidad internacional".
RECUERDO A SUÁREZ
"Los españoles sentimos que el bien y el progreso del conjunto de Iberoamérica equivalen a los de la misma España", un sentimiento, ha recordado el Rey, que también tuvo muy presente el recientemente fallecido y también caballero de la Orden del Toisón Adolfo Suárez.
A la ceremonia han asistido, entre otros, los Príncipes de Asturias, la Infanta Elena, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón; Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo; Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y Fomento, Ana Pastor.
También han acudido los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el expresidente del Gobierno Felipe González, y los exministros de Exteriores Miguel Angel Moratinos y Trinidad Jiménez, entre otras personalidades.
Al margen del Rey y el Príncipe, el único caballero de la Orden del Toisón presente en el acto fue el actual director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha. También estaba el hijo de Adolfo Suárez, Adolfo Suárez Illana, en representación de su difunto padre, que era también caballero de la Orden.
Por segunda vez desde 1931 y como ocurrió en la imposición del Toisón en Sarkozy, el nombramiento de Iglesias como nuevo caballero de la orden, considerada la de mayor prestigio y exclusividad en la historia de Europa, ha tenido lugar en el Palacio Real.
En este palacio era donde en tiempos de Alfonso XIII se nombraba a los nuevos caballeros de la orden. Los últimos que recibieron el Toisón en estas estancias, sin contar a Sarkozy, fueron el duque de Medinaceli, Luis Jesús Fernández de Córdoba y Salabert; el capitán general de la Armada Juan Bautista Aznar, el duque de Miranda, Luis María de Silva y Carvajal, y el presidente del Consejo de Estado Carlos María Cortezo, en abril de 1931.
En la actualidad, el Rey es el responsable de otorgar directamente esta distinción a quien crea merecedor de ella, en virtud del artículo 62 de la Constitución y a través del correspondiente real decreto, que refrenda el Consejo de Ministros.
El Collar del Toisón no es hereditario ni transmisible, por lo que cada joya, que está numerada, debe ser devuelta cuando fallezca su titular. Inspirado en el mito de Jasón, consta de un collar de oro con las armas de los Duques de Borgoña, del que cuelga el Toisón, un carnero de oro que representa al vellocino de la mitología griega y al carnero de Gedeón.
HISTORIA DEL TOISÓN
El collar era el símbolo de la orden de caballería del mismo nombre creada en 1430 por el duque Felipe el Bueno de Borgoña con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal. Nació en un principio para defender la religión católica.
Su soberanía pasó a la corona de Castilla cuando Felipe el Hermoso, hijo y heredero de María de Borgoña, se casó con Juana I de Castilla.
Desde su creación, el número de collares entregados asciende a cerca de 1.200. Tienen el Toisón todos los monarcas europeos actuales, el rey de Arabia Saudí y el emperador de Japón, entre otras personalidades.
Entre las personas a las que Don Juan Carlos ha concedido el Toisón, figuran el Príncipe de Asturias; el primer jefe de la Casa del Rey, Nicolás Cotoner y Cotoner, marqués de Mondéjar; el político Torcuato Fernández Miranda; el poeta José María Pemán; las reinas Beatriz de Holanda, Margarita de Dinamarca e Isabel II de Inglaterra; el rey Constantino de Grecia, el rey Carlos Gustavo de Suecia, Hussein de Jordania, el Gran Duque Juan I (Duque de Luxemburgo), el Emperador Aki-Hito, el rey y ex primer ministro búlgaro Simeón de Sajonia, y el político español Javier Solana.