Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey elogia el buen periodismo que favorece la paz y el derecho internacional

El rey Juan Carlos durante su intervención en la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, en su XXVI edición, en un acto celebrado hoy en la Casa de America de Madrid. EFEtelecinco.es
El Rey Juan Carlos entregó hoy los Premios Internacionales de Periodismo que llevan su nombre a profesionales de Brasil, Chile, España, Colombia y México, en un acto en el que elogió el buen periodismo que favorece un futuro de paz, el rechazo a la violencia y el respeto al Derecho Internacional.
Los Premios Internacionales Rey de España son convocados anualmente por la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y se entregan conjuntamente con el Don Quijote, que patrocina el Gobierno autónomo de Castilla-La Mancha.
En un acto, celebrado en la Casa de América de Madrid, el Rey entregó los galardones que correspondieron en esta XXVI edición a los españoles Gervasio Sánchez (Fotografía) y Mikel Urretavizcaya (Iberoamericano), a los colombianos Julián Orlando Isaza Niño (Don Quijote) y Paola Andrea Villamarín (Periodismo Digital), así como al chileno Amaro Gómez-Pablos (Televisión).
También recibieron las distinciones las mexicanas Jade Ramírez Cuevas Villanueva y Priscila Hernández Flores (Radio) y una periodista del diario brasileño O Dia, en representación de los autores de un reportaje sobre las milicias que controlan las favelas en Río de Janeiro, cuyos nombres deben permanecer en el anonimato y que fueron galardonados en la categoría de Prensa.
En su discurso, el monarca español, que estuvo acompañado por la reina Sofía, destacó que los trabajos premiados representan "una defensa del ejercicio del periodismo, profesión siempre ardua y compleja, a menudo arriesgada, sometida en estos tiempos a los retos que entrañan las nuevas tecnologías".
Y subrayó que estos galardones suponen una ocasión de encuentro entre los pueblos iberoamericanos y países como Filipinas, Guinea Ecuatorial, Israel o Marruecos que, "históricamente, han utilizado el español como instrumento de comunicación".
Concluyó animando a la Agencia EFE a continuar con estos Premios, que promueven y ensalzan la excelencia que "día a día acrecienta el prestigio del gran mundo iberoamericano de la comunicación".
Al acto de entrega asistieron la secretaria de Estado española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Soraya Rodríguez, el presidente de la región de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el presidente de la Agencia EFE, Álex Grijelmo, junto a la directora de la Casa de América, Inmaculada Turbau.
También acudieron personalidades del mundo de la cultura, la política, los negocios y representantes del cuerpo diplomático.
El presidente de la Agencia EFE aludió a las dificultades que atraviesa la profesión periodística en estos momentos de crisis económica y destacó que la reducción de las plantillas no puede justificar una merma en la veracidad de la información.
"La ética no admite rebajas", subrayó Álex Grijelmo.
El Premio Iberoamericano recayó este año en el español Mikel Urretavizcaya por "El secreto de Urdaneta", un documental sobre el navegante Andrés de Urdaneta.
El periodista chileno Amaro Gómez-Pablos B. recogió el Premio de Televisión por "Guantánamo, acceso exclusivo a la cárcel más controvertida", y las mexicanas Jade Ramírez Cuevas Villanueva y Priscila Hernández Flores el de Radio por "La discriminación viaja por Avianca".
El español Gervasio Sánchez recibió el Premio de Fotografía por una instantánea de la serie "Vidas minadas, 10 años después", sobre el drama de los mutilados por las minas antipersonales.
El reportaje "Política do terror", acerca de las milicias que controlan las favelas de Río de Janeiro, logró el premio de Prensa para la autora y sus colaboradores del diario brasileño O Dia, secuestrados y torturados durante su elaboración.
Paola Andrea Villamarín y su equipo fueron distinguidos en Periodismo Digital por "10 historias inéditas en la cultura colombiana".
El colombiano Julián Orlando Isaza Niño recibió el Premio Don Quijote, en su V edición, por "Atlas es chocoano", un trabajo sobre los llamados "paseros" que se dedican a transportar sobre sus hombros objetos y personas a través de la selva.
El Premio Iberoamericano y el Don Quijote están dotados con 9.000 euros (unos 12.000 dólares) y el resto con 6.000 euros (unos 8.100 dólares) cada uno, además de una escultura de Joaquín Vaqueros Turcios.
La cantaora andaluza Estrella Morente clausuró el acto con la interpretación de varios de sus temas, tras la proyección de un vídeo en el que se pudo ver un resumen de los trabajos galardonados y después de que los corresponsales de la Agencia EFE en distintos lugares de España y de mundo enviaran por vídeo un mensaje de optimismo frente a la crisis.