Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Romero no recuerda haberse contagiado tocándose la cara con un guante

La auxiliar de enfemería contagiada por ébola, Teresa Romero, no recuerda haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero fallecido Manuel García Viejo y asegura que tanto ella como su marido, Javier Limón, avisaron "constantemente" de que podía haber contraído el virus. Son los nuevos datos aportados este viernes por Teresa Mesa, amiga y portavoz de la familia quien también ha asegurado que Javier Limón, esposo de Teresa, baraja querellarse contra el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Y entre las próximas 24 o 48 horas, los facultativos que la tratan prevén realizale una prueba del virus del ébola y esperan que dicho test pueda dar negativo, dado que ahora mismo su carga viral es muy baja.

Así lo ha asegurado este viernes la portavoz de la familia, Teresa Mesa, en una declaraciones hechas a las puertas del Hospital Carlos III. Ha detallado que Teresa "va recuperando la memoria" y está "recordando cosas", sobre todo personales.
Sin embargo, no recuerda haberse tocado la cara con el guante tras haber entrado en la habitación del misionero infectado Manuel García Viejo. "No se acuerda absolutamente de nada", ha insistido la portavoz de la familia.
"Está convencida de que lo que ha hecho está bien y además sigue con esa obsesión", ha añadido Mesa para detallar que, a pesar de su convalecencia, ella vela de que todo se realice de forma segura e incluso trata de ayudar al personal que le atiende.
Mesa ha detallado que la paciente recuerda puntos "muy concretos" como por ejemplo de cuando avisó de que podría tener ébola. En este sentido, la portavoz de la familia ha explicado que su marido, Javier Limón, avisó dos veces sobre este punto.
En la primera, dijo que vino un sanitario y explicó que "no se acercara" a ella por "precaución". En el segundo aviso, comunicó que vinieran con una ambulancia preparada puesto que pensaba que podría tener el virus. "Él y ella avisaron constantemente", ha enfatizado.
Mesa ha añadido que Limón está barajando con varios abogados la forma de emprender acciones legales contra el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, y que luego tomará esa decisión.
"Él va a llegar hasta donde la Ley le permita", ha apuntado la portavoz familiar para insistir en que su voluntad es emprender dichas acciones legales. "Todo lo que legislativamente se pueda hacer, se va a hacer (...) No tiene ningún miedo a enfrentarse por la vía judicial, eso lo tiene muy claro", ha apostillado.
Finalmente, ha comentado que Romero desconoce las reacciones políticas a su caso y que ella sólo se "plantea curarse". "Me imagino que estará luego unida a su marido en todo", ha zanjado.
Un nuevo análisis de sangre
La mejoría de Teresa es ya palpable, por eso, los facultativos que la tratan prevén realizar una prueba del virus dentro de un periodo de entre 24 y 48 horas y esperan que dicho test pueda dar negativo, dado que ahora mismo su carga viral es muy baja.
Así lo ha manifestado a los medios de comunicación la portavoz de la familia, Teresa Mesa, para añadir que Romero se encuentra "mucho mejor" y que sólo presenta problemas en los pulmones.
Además, Mesa ha añadido que la auxiliar de enfermería es "animosa" respecto a poder superar la enfermedad y que el equipo médico tiene también "esperanza" en que ello se produzca. "Está estupenda y consciente", ha apostillado.