Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El SUC incide en implicar al ciudadano en la alerta y reanimación de lactantes en parada respiratoria

El Servicio de Urgencias Canario (SUC) ha resuelto recientemente de forma satisfactoria varias paradas respiratorias en menores lactantes contando con la ayuda de quienes alertaron al sistema de emergencias, e insiste en que la reanimación boca-nariz para niños de 0 a 24 meses es una maniobra que siempre debe realizarse tras contactar con un médico coordinador del SUC, a través del teléfono único de urgencias 1-1-2, para que éste verifique que hay un caso de parada respiratoria, envíe la ayuda sanitaria especializada y asista, al otro lado del teléfono, las maniobras a realizar por parte de un adulto.
Para Noemí González, médico coordinadora del SUC, "ante un caso de dificultad respiratoria grave en un menor, el adulto debe contactar inmediatamente con el sistema de emergencias y explicar lo más detalladamente posible lo que ocurre".
La doctora González añade que "en estos casos, la alerta precoz y la calidad de la información, es decir, dirección exacta donde se encuentra el afectado, teléfono de contacto por si se corta la llamada y descripción de lo que ocurre, permiten dimensionar y enviar desde el primer momento la ayuda apropiada a dicha situación de emergencia".
Mientras tanto, el médico coordinador del SUC --de guardia durante las 24 horas en la sala operativa del 1-1-2-- irá ayudando al adulto a resolver esta situación de emergencias mientras llega la ayuda sanitaria avanzada, señala.
"El primer paso que hay que dar, en caso de que el médico coordinador del SUC confirme que se trata de una parada respiratoria, es colocar al bebé en una superficie preferiblemente firme como una mesa o la encimera de la cocina", añade.
La cabeza deberá estar en situación de reposo, ni extendida ni flexionada, sobre el tronco explica la médico coordinadora. A continuación, añade González, "el adulto deberá sellar con su boca, la boca y nariz del lactante, y suministrarle dos ventilaciones que duren aproximadamente un segundo y que permitan elevar el pecho del niño". Seguidamente, el adulto informará al médico del SUC si observa algún cambio en el estado del menor y continuará con sus recomendaciones.
Para la doctora González, con estas ventilaciones el niño que se encuentre sólo en un caso de insuficiencia respiratoria aguda o en parada respiratoria y que conserve el pulso, podría reaccionar favorablemente como así ha ocurrido en los últimos incidentes con lactantes atendidos por el SUC.
En caso de que no fuera suficiente habrá que realizar compresiones torácicas, maniobra que también pueden teleasistir los médicos coordinadores del SUC, con la ayuda de los primeros intervinientes.