Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sáenz de Santamaría asegura que no todos en el Grupo Socialista ni en el PSOE apoyan la ley de plazos

El PSOE se pregunta si la vicepresidenta no tiene posición o fuerza para defender sus posiciones en el Consejo de Ministros
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que ni todos los miembros del Grupo Socialista, ni todos los del PSOE han estado de acuerdo con la actual ley de regulación del aborto, basado en un sistema de plazos, y ha pedido respecto para las posiciones de los demás, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso.
"Hay otros ciudadanos y mujeres que no tienen por qué pensar igual que usted y pueden debatir. La diferencia entre usted y yo es que yo no denigro sus posiciones y sin embargo usted insulta a todos lo que no comparten la suya. Sólo desde el respeto se puede construir el consenso en este tema y en cualquier otro", ha recalcado la vicepresidenta del Gobierno.
Respondía así a la pregunta de la portavos socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, sobre el motivo por el que "ningún miembro del gabinete ministerial" está dispuesto a comparecer en el Parlamento para explicar el anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada.
La vicepresidenta también ha subrayado que la exministra de Igualdad socialista Bibiana Aído, responsable de la actual legislación, no compareció en la Cámara Baja para dar cuenta de la Ley del Aborto, actualmente vigente, "hasta que ésta no fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE)".
Por su parte, Rodríguez ha pedido a Sáenz de Santamaría que manifieste su posición política sobre la reforma ya que, a su juicio, permanece "callada" en este asunto, convirtiéndose en la "vicepresidenta muda". "No sé si es que no tiene posición política o fuerza política para defender sus posiciones en el Consejo de Ministros", ha comentado.
En su respuesta, la vicepresidenta ha remarcado que, aunque la nueva regulación se encuentre en fase de anteproyecto, se seguirá hablando de ella, entre otros puntos porque hay acumuladas hasta 30 peticiones de la oposición, entre preguntas orales e interpelaciones, para que se siga debatiendo en el Parlamento sobre el asunto. Igualmente, ha recordado que se encuentra en fase de consultas al tratarse de un anteproyecto de ley.
En este punto, ha criticado el "dogmatismo" del PSOE porque pide la retirada de todas las leyes y su derogación antes de que lleguen al Parlamento, un método que, en su opinión, los socialistas han empleado con la reforma laboral, con la nueva Ley de Educación, con la de las pensiones o con cualquiera de las reformas de este Ejecutivo.
"Todo lo que no sea no hacer lo que el PSOE dice, no hay que debatirlo, sino que hay que derogarlo. Es muy poco democrático. El dogmatismo no es bueno en nada y menos en este tema en el que hay que tener una gran sensibilidad social", ha remarcado la 'número dos' del Ejecutivo.
EL PROCESO DE ABORTAR
Durante su réplica, Soraya Rodríguez ha mostrado al Pleno de la Cámara una ilustración sobre lo que va a suponer el proceso desde que una mujer decide interrumpir de forma voluntaria su embarazo hasta que se realiza esta práctica con la nueva regulación del PP.
Asimismo, ha destacado que la prensa de países democráticos, como Estados Unidos, dice que esta reforma "restringe la libertad, es un abuso de poder y que España retira el aborto seguro".
"Hace que en estos momento ese anteproyecto solamente lo defienda su autor material, el señor Gallardón, su autor intelectual, el señor Rajoy, y su vocero internacional, el señor Le Pen. Y ante este trío, usted comodísima", ha apuntado.
A su juicio, se trata de un anteproyecto de ley "cargado de culpabilidad" y "desconfianza a las mujeres", que las va a tratar como a seres "incapaces" de tomar decisiones sobre su maternidad.
Así, ha puesto el ejemplo de una alta directiva empresarial o de una vicepresidenta del Gobierno que, a su juicio, va a tener que tomar decisiones todos los días "que afectan a millones de ciudadanos" y, con esta nueva regulación, "no va a poder decidir sobre su maternidad".
"Va a decidir el médico de cabecera, dos psiquiatras, un certificado, servicios sociales, otro certificado de servicios sociales, y después otra vez al médico de cabecera y a reflexionar a casa siete días. ¿En qué mujeres estaban pensando cuando aprobaron esto? No en estas que le he citado porque ellas tienen medios y podrán ejercitar su derecho y abortar de forma segura", ha sentenciado.