Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salen del Carlos III las UVI móviles que trasladaron al religioso, con conductores pertrechados tras sus máscaras

Las dos ambulancias del SUMMA que han trasladado al sacerdote Miguel Pajares, enfermo de ébola, y a la religiosa Juliana Bohi, no infectada, han salido sobre las 10.15 horas del Hospital Carlos III, con sus conductores pertrechados tras las necesarias máscaras para no ser contagiados.
Estas UVI móviles han sido las encargadas de trasladar a los religiosos al hospital una vez que el Airbus medicalizado ha aterrizado en Torrejón de Ardoz sobre las 8.30 horas. Pajares y la religiosa han entrado al centro hospitalario por un acceso que no era el principal del Carlos III.
Minutos antes, un equipo médico esperaba en la base militar para realizar la primera inspección de los dos evacuados tras seis horas de vuelo.
Pasadas las 10.30 horas, la expectación mediática dominaba el entorno del centro hospitalario. Junto a la prensa permanecen esperando en la entrada del Carlos III varias religiosas interesadas por conocer la evolución de Miguel Pajares y el estado de Juliana Bohi.
Una vez en España, Miguel Pajares, que permaneció aislado durante días junto a otros seis compañeros en el Hospital San José de Liberia desde el pasado viernes, permanecerá en el Hospital Carlos III, que cuenta con todos los medios necesarios para el tratamiento de pacientes de ébola y cuya sexta planta ha sido habilitada para acoger al religioso.