Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salesianos en Liberia dicen que el virus está "descontrolado" y la población evita ir al médico

El misionero salesiano en Liberia Nicola Clarapica afirma que el virus del ébola en el país está "descontrolado" y la situación "es muy crítica", pues la población no se toma en serio los consejos de prevención y además, procura evitar ir al médico.
"Los ciudadanos se tomaron a la ligera los consejos de prevención lanzados por el gobierno. Además, como los hospitales han sido uno de los principales focos, la gente tenía pánico a ir al médico", explica el misionero.
En un comunicado difundido por Misiones Salesianas, Clarapica señala que el Gobierno de Liberia ha cerrado ministerios, escuelas, centros juveniles y colonias de verano de la organización y ha enviado de vuelta a sus países de origen a los voluntarios que estaban colaborando. "Hoy es difícil encontrar a un médico en su lugar de trabajo y la población está muy asustada", apunta.
Su compañero en Sierra Leona Lothar Wagner pone el foco en los niños huérfanos de familias diezmadas por el virus. "Muchos han perdido a sus padres y algunos jóvenes que han conseguido superar la enfermedad no pueden volver a sus casas. Las familias están muy asustadas y piensan que los chavales pueden seguir contagiando a otros miembros de la familia y de la comunidad", señala el misionero.
Según explica, el gobierno de Sierra Leona ha pedido a la orden que se haga cargo de estos huérfanos. "A final de año pueden llegar a ser más de 200 y estamos trabajando para prepararlo todo", señala el misionero. En la actualidad, los salesianos mantienen abierto en Freetown un centro de intervención de crisis en Freetown donde presta atención a niños enfermos y trabaja con sus familias.
Desde Guinea Conakry, primer país afectado en este brote que ya se ha cobrado la vida de más de 1.200 personas, los misioneros trabajan sobre todo en promover la prevención, colaborando en "sensibilización de la población para que conozca cómo se contagia la enfermedad, sus efectos y cómo prevenirla", conforme narra el misionero Emiliano Martínez.