Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salud presentará antes de Navidad reformas organizativas y estructurales del sistema

Los ambulatorios y hospitales del ICS establecerán "alianzas" con otros centros del entorno
La Consejería de Salud de la Generalitat catalana presentará antes de Navidad el Plan de Salud con el que propondrá una reforma estructural del sistema para hacerlo más sostenible y dotarle de una nueva estrategia a largo plazo, ha anunciado el conseller Boi Ruiz en el XVIII Encuentro Sanitario del Iese.
El Plan de Salud será el instrumento clave para vehicular todos los cambios organizativos en el sistema sanitario catalán, que irán acompañados de medidas estructurales para sentar una base muy sólida de cambio de modelo para darle "más salud al dinero", como le gusta ejemplificar al consejero para referirse a la eficiencia.
"No va a venir más dinero --en el futuro-- y si viene será para devolver las deudas adquiridas", ha insistido el consejero para argumentar la necesidad de un cambio, que ha admitido que no se ha podido iniciar este año en curso por los recortes.
"No hemos podido hacer otra cosa", ha aseverado Ruiz sobre los ajustes de 1.000 millones de euros para el sector, al que ha alabado por su sacrificio a la hora de soportar el recorte.
En su discurso final de la jornada del encuentro, que culminará mañana con directivos de Farmaindustria, Ruiz ha vuelto a pedir buscar una solución a la deuda: "No hagamos un debate sobre si copago o tasas, sino de que se necesita más dinero".
Entre los cambios organizativos, se ha referido a una necesidad de solapar la atención primaria con la especializada, simplificar los hospitales, cambiar los modelos retributivos de lo que se hace, ganar en autonomía de gestión, dotar de más autoridad a los profesionales, ganar en transparencia y fomentar la participación.
En este último punto, no obstante, ha sido contundente a la hora de señalar que participar no significa "negociar", y que a menudo la autoridad debe tomar una decisión a pesar de que ésta genere controversia entre los agentes de participación.
Uno de los cambios organizativos más palpables será el del Instituto Catalán de la Salud (ICS), cuyo presidente, Josep Prat, ha detallado en una ponencia anterior en la que ha denotado con ironía el exceso de burocratización y estructuras directivas en la empresa pública.
Prat ha anunciado que con la reforma de la estructura y como novedad, los centros de atención primaria (CAP) y hospitales del ICS llevarán a cabo "alianzas y sinergias" con centros de su entorno, como hacen ya centros concertados en la línea de unificar servicios y no luchar por ser especialistas en todo.
Aplaudido al final por su defensa de un cambio de modelo del ICS, la empresa pública más grande de Catalunya, Prat ha aseverado no obstante que este cambio en ningún caso quiere suponer una ruptura con el modelo público sino una "descentralización efectiva para ganar en agilidad y flexibilidad".
El objetivo es reconvertir el ICS de un modelo piramidal a un modelo sinérgico, que genere confianza y credibilidad entre los profesionales, gane en productividad, rigurosidad y dé un salto cualitativo para acabar también con los compartimentos estancos que lastran la institución.
"SOMOS BUENOS, PERO NO LOS MEJORES"
"Somos buenos, pero no los mejores", ha indicado Prat, en un ejercicio de autocrítica del funcionamiento de la institución que ha señalado que es rígida, muy sindicalizada, protocolizada, centralizada y cuenta con una "macroestructuración directiva".
"El modelo de recursos humanos está agotado", ha alegado el presidente del ICS, que ha apostado por que el ICS pase a ser de una empresa grande a una gran empresa.