Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanitas Hospitales crea el Instituto de Cirugía Robótica

Incorpora el robot 'Da Vinci', que aumenta la eficacia, permite reducir el dolor, los riesgos de infección y los tiempos de hospitalización
Sanitas Hospitales ha creado el Instituto de Cirugía Robótica, que estará en el Hospital Sanitas La Zarzuela y que incorpora entre su instrumental el robot 'Da Vinci', que permite realizar intervenciones complejas con precisión a través de incisiones mínimas, lo que reduce el tiempo de hospitalización y las infecciones.
Este instituto, que será coordinado por el jefe del servicio de Urología del Hospital Sanitas La Zarzuela, Ignacio Moncada, integrará los Servicios de Urología, Ginecología y Obstetricia y Cirugía General y del Aparato Digestivo de los hospitales Sanitas La Zarzuela y Sanitas La Moraleja.
Según Moncada, el objetivo clave de la creación del Instituto de Cirugía Robótica y la adquisición del sistema quirúrgico 'Da Vinci' --que ha supuesto una inversión de más de 1,5 millones de euros-- es crear "una unidad específica de cirugía robótica que permita hacer un seguimiento personalizado del paciente y fomentar la investigación clínica y la formación de profesionales".
La web 'www.cirugiarobotica.es' ofrece información sobre las ventajas de la cirugía robótica y en concreto sobre 'Da Vinci', un sistema diseñado para realizar intervenciones con laparoscopia en la que el cirujano dirige los brazos del robot desde una consola, disponiendo de una visión en tres dimensiones de alta definición de la zona que está operando, con un aumento de 10 veces su tamaño real.
Este equipo está diseñado para proporcionar un rango de movimiento mayor que el de la mano humana, con movimientos más ergonómicos y precisos que con la laparoscopia convencional. Además, evita los temblores y permite controlar los movimientos a escala y de forma más cómoda para el cirujano.
Al ser una cirugía menos invasiva y más precisa, el tiempo de hospitalización es más corto, hay menos riesgo de infección, menor pérdida de sangre, menos transfusiones, cicatrices más pequeñas, menos dolor y una recuperación más rápida.