Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saura expresa su desagrado por los incidentes en la manifestación antiBolonia

Según ha indicado Saura en una rueda de prensa celebrada en el Parlament, con estas cifras en la mano "ningún responsable policial puede estar contento", por lo que el conseller de Interior ha admitido que lo ocurrido "no me gusta" y "me preocupa", ha pedido disculpas a los ciudadanos heridos y a sus familiares, y además, ha anunciado que ha encargado un informe policial para determinar cómo tuvieron lugar las actuaciones.
El conseller ha explicado, asimismo, que ha pedido la comparecencia voluntaria en el Parlament para dar cuenta de lo ocurrido, y aunque ha descartado medidas disciplinarias cautelares contra algún miembro de la Policía hasta conocer el citado informe, ha admitido que se han podido cometer "algunos errores".
Sobre el hecho de que entre los heridos figuren fotógrafos y cámaras de televisión, ha anunciado que la semana que viene su departamento firmará un convenio con el Colegio de Periodistas para aumentar los distintivos de identificación de estos profesionales y garantizar "el derecho de información".
El conseller de Interior ha confirmado que el desalojo de los estudiantes encerrados en la UB desde hacía cuatro meses se produjo a petición del rector, y ha subrayado que esta actuación fue "totalmente correcta", y así lo expresaron los responsables de su departamento en la valoración inicial que hicieron ayer mismo al indicar que había sido "proporcionada".
Sin embargo, doce horas más tarde de la batalla campal que tuvo lugar anoche, el conseller de Interior no ha querido valorar el conjunto de las actuaciones policiales, y se ha limitado a indicar que esta valoración la hará una vez haya concluido la investigación interna y ésta quede reflejada en el informe que ha encargado.
"Yo ahora no quiero calificarlas", ha afirmado después de que se le preguntara si las cargas policiales podían haber sido desproporcionadas cuando los agentes arremetieron contra un niño y sus familiares que se encontraban en el lugar los incidentes.
Después de admitir que, aunque los momentos críticos apenas duraron 20 ó 25 segundos, los incidentes se prolongaron varias horas, ha situado "el origen" de los enfrentamientos en "un grupo minoritario" de estudiantes "que actúa de forma violenta, lo que no tiene nada que ver con el ejercicio del derecho de manifestación".
"Hay muchas imágenes y vídeos" sobre los incidentes, ha apuntado, y "habrá que analizarlos", si bien ha destacado que aunque Barcelona es la ciudad del Estado en la que hay más manifestaciones "y casi nunca ocurre nada", lo que evidencia que los Mossos d'Esquadra disponen de un alto nivel de preparación.