Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segunda matanza en menos de una semana en Colombia se salda con siete muertos

Los móviles de esta matanza todavía se desconocen, pero todo apunta a una venganza contra la familia atacada. EFE/Archivotelecinco.es
Al menos siete personas de una misma familia murieron en el departamento de Antioquia (noroeste) al ser atacadas por desconocidos en una carretera, en la segunda matanza ocurrida en menos de una semana en el país, informaron hoy las autoridades locales.
Según las primeras investigaciones, entre los siete fallecidos hay al parecer dos menores de edad y también resultaron heridas otras dos personas, explicó a varias emisoras Diana María Isaza, secretaria de Gobierno de Uramita, municipio de Antioquia en cuya zona rural ocurrió el ataque en la tarde de este miércoles.
El grupo, formado por 17 personas, transitaba en varios vehículos por una carretera de la zona después de haber asistido a un sepelio cuando se produjo el ataque, detalló Isaza.
Agregó que los móviles de esta matanza todavía se desconocen, pero todo apunta a una venganza contra la familia atacada.
Por su parte, el secretario de Gobierno del departamento de Antioquia, Andrés Julián Rendón, atribuyó la tragedia a una venganza "lamentable" derivada del enfrentamiento entre las bandas criminales que operan en la región.
Hace menos de una semana, en la madrugada del pasado viernes, ocho personas murieron en un tiroteo registrado en una discoteca del área metropolitana de Medellín, capital de Antioquia.
Varios hombres armados dispararon indiscriminadamente contra las personas que estaban en el local, ubicado en el municipio de Envigado.
Tanto la Policía como el presidente colombiano, Álvaro Uribe, responsabilizaron de esa masacre al enfrentamiento entre bandas dedicadas al narcotráfico que buscan controlar rutas y lugares de venta de drogas.
Atrapada en una sangrienta guerra entre bandas que se disputan el negocio de la droga y el territorio, Medellín ha vuelto a ser en los últimos meses una de las ciudades más violentas de Colombia.
En el primer trimestre de este año se registraron 503 muertes vinculadas a esa guerra entre bandas del narcotráfico, un 54,8 por ciento más que en el mismo periodo de 2009.