Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos de Seseña, encerrados en sus casas por la nube de humo

La muralla de humo se ve a gran altura. pero las mediciones  del aire  son normales en Seseña.  Sin embargo, a los vecinos de El Quiñon la urbanización a medio kilómetro del fuego se les recomienda que permanezcan en sus casas y sobre todo que no hagan como este ciclista,  actividades al aire libre. Un hombre sale en su bicicleta porque cree que no hay peligro, pero la nube de humo puede cambiar de dirección rápidamente. Los ecologistas se quejan de  las mediciones oficiles se hacen en los puntos fijos de siempre, y no hay no medidores móviles en las zonas afectadas por el humo. Además advierten de que una vez que el humo se vaya quedará la medición de los cultivos de alredor y del agua subterránea que ha podido verse afectada por la filtración de contaminantes.