Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicato de Estudiantes critica la "bajada de pantalones" de la CRUE por aceptar la "reválida" de Bachillerato en 2017

El Sindicato de Estudiantes ha criticado la "bajada de pantalones" de CRUE Universidades Españolas por aceptar la evaluación final de Bachillerato de la LOMCE, que sustituirá a las actuales Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en junio de 2017, y acusa a los rectores de "avalar" las reformas del PP "para hacer una universidad cada vez más clasista".
Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press la presidenta de esta organización estudiantil, Ana García, que ha lamentado que los rectores, que habían pedido al Gobierno una moratoria para la aplicación de la evaluación hace dos semanas alegando indefinición e inseguridad jurídica para los estudiantes, hayan acordado finalmente este miércoles 30 de marzo con el Ministerio de Educación crear una comisión mixta para "definir" las características de la prueba.
Por ello, García ha llamado de nuevo a la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes para los días 13 y 14 de abril contra la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y ha pedido a los rectores de las universidades públicas que se sumen y se "pongan a la cabeza de la movilización" y dejen de hacer "declaraciones solemnes que no van a ningún sitio".
"Si aceptan negociar las reválidas en estos términos, avalan la expulsión de miles de estudiantes de la educación superior", ha aseverado la presidenta del Sindicato de Estudiantes que ha calificado de "completa equivocación" el acuerdo de los rectores con el ministerio. "Si los rectores defienden la educación pública, que salgan a la calle, que es lo único que sirve para parar la aplicación de la ley", ha añadido.
La presidenta de esta organización estudiantil ha recordado que no es la primera vez que la petición de una moratoria "se queda en papel mojado" y ha recordado que pese al acuerdo de los rectores de retrasar la aplicación del 'decreto 3+2' ya hay universidades que van a impartir grados de tres años el curso que viene. "El lenguaje de oposición de la CRUE no se corresponde con la práctica; no valen caminos medios sino la derogación, que no la ha pedido nunca", ha concluido.