Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos del profesorado de Religión dan de plazo a la Junta andaluza hasta abril para tratar el conflicto horario

Los sindicatos representativos del profesorado de Religión en Andalucía --CSIF, USO y ANPE--, reunidos este lunes para consensuar propuestas de actuación ante la parálisis de las administraciones y la indefinición en la que, de cara al próximo año, se encuentran los docentes de esta materia, han dado de plazo a la Junta andaluza hasta que finalice el presente mes de marzo para reunirse y poder debatir su problemática.
Según han explicado a Europa Press fuentes sindicales, las centrales han acordado pedir a la Consejería de Educación que "cumpla" el compromiso adoptado el pasado mes de diciembre en cuanto a reunirse con el sector, dado que, consideran, ya se ha dado margen de tiempo suficiente a la administración autonómica.
Mientras que de la Junta pretenden que informe de las cifras concretas relativas a los centros educativos que han disminuido las horas de Religión y el impacto que ello pueda tener sobre el gremio, en cuanto al conflicto laboral que se mantiene con el Estado estos sindicatos deben ponerse de acuerdo con otras comunidades cuyo profesorado de Religión en Secundaria también depende del Ministerio: Cantabria, Aragón y Canarias.
El principal problema es la falta de interlocución con el Estado, de quien depende la relación laboral, habida cuenta de que la actual situación política del país mantiene al Gobierno en funciones.
Recuerdan los sindicatos que la situación actual es la de una prórroga de sus actuales condiciones laborales, ya que aunque se produjo una reducción de la asignatura en el marco de las acciones propiciadas por la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) se ha mantenido el mismo contrato --jornadas y nóminas-- para estos profesionales.
Sin embargo, los sindicatos pretenden saber qué tesitura se prevé para el próximo curso académico, en el que acaba la prórroga de los contratos.
CASI UN 40% DE CENTROS LIMITARON EL HORARIO
En lo que supone el núcleo central de los conflictos, se ha constatado "mucha" variedad de horarios tras la decisión de los equipos directivos sobre si reducir o no la impartición de la materia de 90 a 45 minutos, opción contemplada en una orden del Ejecutivo autonómico en el marco de la entrada en vigor de la reforma educativa. Según los datos que Educación facilitó en octubre, casi un 40 por ciento de los centros de Infantil y Primaria optó por un horario más limitado.
Los sindicatos ya se reunieron con la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle, a la que expusieron la "preocupante" situación laboral del profesorado de Religión en Andalucía, tanto de Primaria como de Secundaria. En esta reunión, la Junta se comprometió a un nuevo encuentro en el que daría los datos que ahora le reclaman las centrales.
Las expectativas sindicales, así, pasan por conocer los datos reales de centros que han reducido la impartición, así como por empezar a trabajar para combatir el clima de "malestar" y los problemas de convivencia creados a raíz de la decisión de la Consejería de dejar esta decisión en manos de las direcciones, y saber si van a tener que enfrentarse a esta disyuntiva "año a año".
Respecto al de Primaria, los sindicatos expresan su "enorme" preocupación por las "graves" repercusiones laborales de la reducción horaria del área que puede implicar la pérdida del empleo o la precarización de las condiciones laborales de estos docentes, así como el desacuerdo con la decisión de negar el derecho del profesorado de esta asignatura a vigilar los recreos.
En referencia al profesorado de Religión de Secundaria, se insiste en la necesidad de retomar la negociación del convenio colectivo, que quedó "paralizado", con el fin de ir buscando mejoras concretas en las condiciones laborales del colectivo.