Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sínodo de la Familia profundizará sobre el aborto, las madres de alquiler, la pornografía o la poligamia

La Asamblea del Sínodo sobre la Familia, que reúne en el Vaticano a 191 obispos de los cinco continentes junto a decenas de laicos, ha puesto de manifiesto la necesidad de profundizar en temas como el aborto, las madres de alquiler, la pornografía o la poligamia porque son argumentos que no han sido abordados en plenitud hasta ahora, según informa la Oficina de Prensa del Vaticano.
Así se desprende del resumen sobre las conversaciones mantenidas por el Sínodo este lunes. De este modo, en relación a la apertura a la vida por parte de las parejas, se ha hablado de profundizar en el tema del aborto y las madres de alquiler. Han determinado un análisis más articulado para los casos de poligamia, sobre todo para el que se convierte al cristianismo y quiere acceder a los sacramentos, así como el estudio y la observación atenta a la difusión pornográfica, sobre todo en Internet, que consideran un verdadero riesgo para la familia.
Tras la presentación -por parte del relator general cardenal Péter Erdo- de la 'Relatio post disceptationem', el documento de 14 folios y 58 puntos que resume las intervenciones de la primera semana del Sínodo, comenzó este lunes por la mañana la undécima Congregación General y el debate libre de los padres sinodales.
En el debate libre se ha resaltado que la palabra "pecado" casi no está presente en la 'Relatio post Disceptationem'. Según ha informado el Vaticano, el Sínodo ha apreciado la capacidad de fotografiar el sentir de los participantes de esta reunión eclesial y ha puesto de manifiesto el amor que la Iglesia siente por Cristo y por los que sufren.
Este documento servirá de base para el trabajo en "círculos menores" que profundizarán en los argumentos y sugerirán otros nuevos hasta llegar al texto que será votado este sábado para después entregarlo al Papa. Se ha vuelto a subrayar la necesidad de acoger a los homosexuales y a las personas que conviven sin casarse, aunque con "justa prudencia" para que no se cree la impresión de una valoración positiva de tal orientación sexual, o comportamiento, por parte de la Iglesia.
Por otro lado, se ha constatado la necesidad de clarificar el tema de la gradualidad, "que puede ser el origen de muchas confusiones". Sobre los divorciados vueltos a casar, se ha comentado que "es difícil acoger excepciones sin que se haga una regla común".
Entre los nuevos argumentos que han sido añadidos, el Sínodo considera oportuno hacer un agradecimiento a las familias que "permanecen fieles a las enseñanzas del Evangelio, animándolas por el testimonio que ofrecen". En este sentido, se ha hablado de que del Sínodo debería emerger con "más claridad" la naturaleza "indisoluble" del matrimonio feliz y fiel para siempre, y evitar así una focalización exclusiva en las "situaciones familiares imperfectas".
Entre otras reflexiones, se ha sugerido dar mayor acento al tema de la mujer en relación a su importancia para la transmisión de la fe, así como del papel de los abuelos en la vida familiar.
Este martes ha comenzado la tercera sesión de los trabajos sinodales, divididos por grupos lingüísticos de unas 20 personas. Mientras tanto, continúa el trabajo para elaboración definitiva de la 'Relatio Synodi', el documento de conclusiones de este Sínodo que, junto con el mensaje al Pueblo de Dios y a los hombres de buena voluntad, deberá ser aprobado por votación el próximo 18 de octubre, durante la 15º congregación general.