Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo ordena a la Audiencia Nacional reabrir la investigación por la muerte de Couso

El cámara José Couso. EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal Supremo (TS) ha ordenado hoy a la Audiencia Nacional que reabra la investigación por la muerte en Bagdad (Irak), el 8 de abril de 2003, del cámara de Telecinco José Couso por disparos de un tanque norteamericano.
Así lo ha acordado la sala de lo penal del TS que, por unanimidad, ha estimado el recurso interpuesto por la familia del cámara contra la decisión de la Audiencia Nacional de dictar el sobreseimiento de las actuaciones.
Según han informado fuentes del Alto Tribunal, el TS ha decidido dejar sin efecto el auto de la Audiencia Nacional que confirmó la conclusión del sumario.
Los magistrados Joaquín Giménez, Perfecto Andrés Ibáñez, Manuel Marchena, Diego Ramos y Francisco Monterde han tomado esta decisión -que supone que el caso será devuelto a la Audiencia Nacional- tras deliberar esta mañana sobre este asunto a puerta cerrada.
El ponente de la sentencia, que se conocerá en los próximos días y de la que se ha hecho público hoy únicamente el fallo, es el magistrado Francisco Monterde.
Esta es la segunda ocasión en la que el Supremo ordena investigar la muerte de Couso, ya que el 5 de diciembre de 2006 anuló un primer archivo de la causa en virtud de la sentencia del Tribunal Constitucional de 5 de octubre de 2005 que estableció que la Justicia española es competente para juzgar delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad fuera de España.
En marzo de 2006 la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional archivó en un auto las diligencias al considerar que se trató de un "acto de guerra contra enemigo erróneamente identificado" y declaró la falta de jurisdicción para juzgar los delitos imputados a tres militares de Estados Unidos, el sargento Thomas Gibson, el capitán Philip Wolford y el teniente coronel Philip de Camp.
De esta forma aceptó el recurso de la Fiscalía contra la decisión del juez Santiago Pedraz de dictar órdenes de busca y captura contra los militares norteamericanos, a los que imputó un delito contra la comunidad internacional y otro de asesinato contra personas civiles.
La familia de la víctima recurrió esta decisión ante el Supremo, que ordenó a la Audiencia Nacional investigar este caso, pero la Sala de lo Penal de este tribunal en julio del año pasado volvió a revocar el procesamiento de los tres militares de EEUU y ordenó a Pedraz que concluyera el sumario y que lo elevara a la Sala de lo Penal para poder acordar el archivo.
A juicio de la Sala de lo Penal, las nuevas diligencias practicadas por Pedraz para dictar el nuevo procesamiento -testimonios de los periodistas Jon Sistiaga, Olga Rodríguez y Jesús Hernández y los que prestaron por escrito los ex ministros de Defensa Federico Trillo y de Exteriores Ana Palacio- "nada" han aportado de nuevo a la causa.
El Tribunal además reprochó al juez instructor que desatendiera lo que favorecía al reo y se centrara en lo que le desfavorece, y rechazara así la presencia de un francotirador en el hotel Palestina como elemento que pueda justificar el ataque que acabó con la vida de Couso y del reportero de la agencia Reuters Taras Protsyuk.
El 16 de julio de 2009 Pedraz concluyó el sumario y el 23 de octubre del año pasado la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó un auto que confirmó la conclusión del sumario tras haber acordado anteriormente la revocación del procesamiento de los tres militares acusados de estar implicados en el fallecimiento del cámara.
Esta resolución fue recurrida por los familiares del fallecido ante el TS, que les ha vuelto a dar la razón.