Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suu Kyi defiende su inocencia durante la vista oral en la cárcel de Insein

La líder opositora birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, negó hoy que hubiese violado los términos del arresto domiciliario que cumple desde 2003, en el juicio que se celebra en su contra en el presidio de Insein, a las afueras de Rangún.
La primera vez que Suu Kyi, de 63 años, ha subido al estrado ha sido para reiterar su inocencia ante los jueces militares que la juzgan, en una sala a la que permitieron entrar, como ocasión especial, a diplomáticos y periodistas.
"No lo hice", contestó la opositora birmana a la pregunta de si incumplió el arresto domiciliario.
Suu Kyi explicó cómo vive, con quién y presentó su versión de lo que sucedió con el estadounidense John William Yettaw, de 53 años, cuando éste burló la seguridad y se introdujo en el domicilio de la birmana, en el número 24 de la avenida de la Universidad, en Rangún.
La acusada aseguró que nunca le autorizó a pasar la noche en la casa ni a sacar fotos, grabar vídeos o dejar cosas, y que en la noche del 5 de mayo le vio salir por el jardín camino del lago Inya y pensó que se marchaba.
Yettaw fue arrestado el día 6 en la orilla a la que acababa de llegar a nado desde la vivienda de Suu Kyi, el mismo camino, pero a la inversa, que empleó para introducirse en el inmueble de la opositora.
En Birmania está prohibido a los extranjeros dormir en los hogares de los nacionales salvo que dispongan de la autorización pertinente.
Suu Kyi relató que no expulsó a Yettaw en cuanto le vio en la casa porque el estadounidense le aseguró que estaba exhausto del trayecto a nado y necesitaba descansar.
Dos mujeres, Khin Khin Win y su hija Win Ma Ma, ambas miembros de la Liga Nacional por la Democracia (LND), la formación política de Suu Kyi, viven en la misma morada y atienden a la líder birmana.
Ambas son juzgadas en Insein acusadas de colaboración con delincuentes.
Los abogados de la Nobel de la Paz de 1991 empezaron hoy a presentar la defensa y llamarán a cuatro testigos, incluidos Tin Oo, vicepresidente la LND, y Win Tin, miembro de esa formación y el preso político más veterano del país hasta fue liberado en septiembre de 2008.
Nyan Win, el principal de los tres abogados defensores, denuncio por una radio disidente las lagunas del proceso, y puso de ejemplo los cargos presentados por la Fiscalía en base al artículo 22 del Código Pena adscrito a la Constitución de 1974.
Nyan Win preguntó al juez el lunes qué constitución estaba vigente en Birmana, la de 1974 o la aprobada en referéndum el año pasado, pero el magistrado desestimó la cuestión.
No obstante, las autoridades hoy esclarecieron un asunto primordial, cuándo comenzó el actual arresto domiciliario de Suu Kyi y cuándo vence.
El general de la Policía Myin Thein explicó a 40 diplomáticos y 25 periodistas en Insein que los seis años, el periodo máximo de la pena, expiran el 27 de noviembre y no el próximo 27 de mayo, como era la opinión general.
"El Gobierno había pensado dejarla en libertad el 27 de mayo, antes de que ocurriera el incidente de Yettaw", añadió el policía, que no aclaró, sin embargo, cuál fue la situación oficial de Suu Kyi entre el 30 de mayo y el 26 de noviembre de 2003, periodo en el que estuvo sin libertad en poder de las autoridades.
La LND califica este juicio de estratagema del régimen para impedir la participación de la Nobel de la Paz en los comicios de 2010, los primeros que se celebrarán desde 1990.
En aquella ocasión, la LND ganó con más del 82 por ciento de los votos, pero el Gobierno desacató el resultado.
La ONU y Gobiernos de todo el mundo han condenado el juicio contra Suu Kyi y han pedido su liberación y la de todos los presos políticos de ese país bajo un régimen militar desde 1962.