Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TPIY ordena repetición del juicio al ex primer ministro kosovar Haradinaj

El líder del mayor partido opositor y ex primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj. EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha ordenado la repetición del juicio al ex primer ministro kosovar Ramush Haradinaj, procesado por limpieza étnica, que había sido absuelto en primera instancia por falta de pruebas.
El presidente del tribunal que ha decidido la apelación, el juez Patrick Robinson, ha señalado que hubo "miedo" en algunos testigos "relevantes" para el caso durante el juicio en primera instancia, unas "intimidaciones graves" que habrían obstruido la Justicia.
Según la apelación, la Corte incurrió en un "error", pues debería haber actuado "motu proprio" garantizando la protección de los testigos "dada su relevancia" para el caso.
Haradinaj, quien fue primer ministro y ex comandante guerrillero albano-kosovar, fue declarado "inocente" de crímenes de guerra en abril de 2008, pero el fiscal general del TPIY interpuso un recurso de apelación contra esa absolución, calificada de "burla a la Justicia" por parte de las autoridades serbias.
Haradinaj y los otros dos guerrilleros kosovares que se juzgan junto a él, Idriz Balaj y Lahi Brahimaj, deberán volver a La Haya para la repetición parcial del juicio, todavía sin fecha.
Haradinaj es el actual líder de la Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK) y ha sido nombrado mediador de paz recientemente entre el gobierno ugandés y los grupos rebeldes.
Haradinaj, Balaj y Brahimaj, fueron acusados de 37 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos entre marzo y septiembre de 1998 en el noroeste de Kosovo contra la población civil serbia pero también contra albaneses y gitanos.
Por todos estos crímenes la acusación pedía 25 años de prisión en el juicio que se celebró en la primavera de 2008, mientras que la defensa, pidiendo su absolución, declinó llamar a testigos convencida de la inconsistencia de la acusación.
La liberación de Haradinaj fue recibida hace dos años con expresiones públicas de alivio y euforia en Pristina, pero el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, declaró que "cada ciudadano de Serbia sabe bien que con esa decisión el Tribunal de La Haya premió el crimen y humilló a las víctimas serbias inocentes".
Belgrado insistió en que hubo intimidaciones contra los testigos en el proceso e, incluso, asesinatos de algunos de ellos para acallarles, por lo que pidió la reapertura del caso.
Haradinaj, de 41 años, está considerado el más alto responsable kosovar perseguido por el TPIY y está acusado de limpieza étnica, persecución, torturas y violaciones contra civiles serbios y oponentes políticos.
Pese a su descontento con la absolución de Haradinaj, las autoridades de Serbia aseguraron que siguen dispuestas a completar la cooperación con el TPIY, que exige a este país la entrega o ayuda en la captura de cuatro prófugos, entre ellos el ex líder militar serbobosnio Ratko Mladic.
El TPIY también juzga desde el pasado mes de marzo al antiguo dirigente de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic, para el que todavía no hay fecha de sentencia.