Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joel González y Brigitte Yagüe tocan el cielo de Londres

Joel González y Brigitte Yagüe, medallas en taekwondo, Olimpiadas Londres 2021Reuters
Los taekwondistas españoles Joel González y Brigitte Yagüe han logrado tocar el cielo de este arte marcial después de conseguir en Londres sus primeras medallas olímpicas, un oro y una plata, respectivamente, únicos galardones que no poseían a pesar de que entre ambos suman 5 Mundiales y 6 Campeonatos de Europa.
Los dos luchadores han conseguido con su oro y plata devolver al taekwondo español a la cima mundial, donde ya estuvo este país entre Seúl'88 y Barcelona'92, cuando competidores de relieve como Coral Bistuer acumularon un botín de quince medallas del total de dieciséis que acumula este deporte en España.
Sin embargo, se trataba de un deporte de exhibición por aquella época y en los últimos veinte años, la delegación española únicamente ha podido alcanzar el éxito olímpico de Gabriel Esparza, que se colgó la medalla de plata en Sidney 2000.
De esta forma Yagüe ha logrado quitarse una espinita que llevaba clavada desde Atenas 2004, cuando llegó a la gran cita olímpica como cabeza de serie número uno, pero se llevó uno de sus palos más duros al caer eliminada en la primera ronda. También llegaba como número uno del 'ranking' a la gran cita de Pekín 2008, pero nuevamente la suerte no estuvo de su lado, y poco antes del torneo se rompió una mano, por lo que no pudo participar.
Además, con esta plata, la española venga a su novio, el ex taekwondista Juan Antonio Ramos, que estuvo también gafado en su participación olímpica, ya que al igual que la balear, llegó en dos ocasiones como cabeza de serie, pero nunca fue capaz de subir al podio.
Yagüe, nacida en Mallorca el 15 de marzo de 1981, debutó con tan solo 17 años en la categoría absoluta de -49 kg, y ese mismo año ya logró hacerse un hueco en la elite de este deporte, conquistando su primer campeonato de Europa, en Holanda. Tres años más tarde, 2001, subió un escalón más al conseguir la segunda plaza en el Mundial de Corea del Sur.
Fue entonces cuando comenzó la hegemonía de la mallorquina, que salvo en 2006, en el resto de años logró subirse a todos los podios de los Mundiales o Europeos en los que participó, sumando a su espalda, además de lo ya conseguido, tres campeonatos de Europa (2002, 2004 y 2008), una segunda plaza en el mismo torneo de 2005, tres Mundiales (2003, 2007 y 2009), una segunda plaza en 2005, y un bronce en el Mundial del año pasado.
Joel González, enorme oro
Una carrera plagada de éxitos que parece seguir sus pasos el joven gerundense Joel González, que con tan solo 22 años ya sabe lo que es alcanzar la gloria de este deporte en todas las competiciones posibles tras su merecida presea dorada.
El taekwondista español, nacido en Figueras, el 30 de septiembre de 1989, y estudiante de derecho y criminología, lleva solo tres años compitiendo en la categoría absoluta de este deporte, en la modalidad de -58 kg, pero han sido suficientes para que lidere el 'ranking' mundial desde hace 11 meses.
Debutó en 2009 en el campeonato Mundial de Copenhague, y para sorpresa de todos, este chaval de 19 años --por aquel momento-- logró colgarse el oro después de imponerse en la final a uno de los favoritos, el mexicano Damián Villa.
Un Mundial que anunciaba la llegada de una futura promesa de este deporte, que logró la épica de revalidar el título Mundial en 2011, en San Petersburgo, Rusia. Además, también cuenta con dos títulos europeos, conquistados en 2010 y 2012, que le han llevado a afrontar estos Juegos como el cabeza de serie número uno, y no ha defraudado a las expectativas, ya que con este oro se consolida en la primera plaza del 'ranking' mundial.
Por tanto, uno oro y una plata que acaban en manos de dos justos merecedores, que después de unas trayectorias en las que lo han ganado todo, solo les faltaba el reconocimiento olímpico para poder coronarse como los dos mejores taekwondistas del mundo en este momento.