Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Takeda desarrolla el proyecto 'ENDIO' para formar a enfermeras sobre el dolor irruptivo oncológico

La compañía Takeda, con la colaboración de la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO), ha desarrollado el proyecto 'ENDIO', un programa de formación continuada para enfermeras en el manejo del dolor irruptivo oncológico (DIO) mediante un total de 72 talleres en toda España a los que asistirán alrededor de 500 enfermeras.
"Las enfermeras desempeñan un papel cada vez más importante en el cuidado y seguimiento de los pacientes oncológicos que padecen dolor. Su labor es fundamental dada su accesibilidad a los pacientes y su mayor cercanía", ha afirmado la presidenta de SEEO, Concepción Reñones.
El papel de las enfermeras es "indispensable" en los ámbitos de "identificación, valoración y manejo del DIO", añade la presidenta. El dolor irruptivo es frecuente en pacientes con cáncer y la enfermería mantiene un contacto periódico con ellos, observando su evolución y valorándola. "Esto facilita un mejor manejo del DIO y una mayor satisfacción con el tratamiento por parte de los pacientes", ha explicado Concepción Reñones.
PROYECTO ENDIO
Se trata de un programa de formación de formadores en este tipo de dolor, cuyo objetivo es facilitar los conocimientos necesarios en el área de la enfermería. Durante el curso se ha presentado la guía europea de manejo de dolor oncológico desarrollada por la SEEO.
La guía establece una serie de recomendaciones como cambios en el estilo de vida del enfermo, espaciar las actividades diarias, ayuda en las tareas cotidianas, realizar ejercicios específicos o servirse del apoyo de la familia, además de modificar los procesos patológicos y administrar tratamientos específicos para este tipo de dolor.
En segundo lugar, los profesionales de enfermería que han asistido a la formación impartirán un total de 72 talleres en diversos hospitales de España. Desde la enfermería se puede mejorar el manejo del dolor irruptivo "creyendo siempre al paciente cuando nos dice que tiene dolor, haciendo una buena valoración, avisando del dolor que padece el paciente, administrando el fármaco adecuado y reevaluando ese dolor para saber si fue efectiva la medicación", explica Reñones.
En ocasiones el DIO se trata de forma inadecuada o incompleta, lo que puede ser provocado por "problemas de dolor complejo, barreras relativas a la organización, al paciente e incluso barreras relativas al personal sanitario, como no valorar o documentar el dolor suficientemente, no dar prioridad al síntoma, o no evaluar el tipo de dolor", ha concluido la presidenta del SEEO.
El proyecto ENDIO forma parte del proyecto TAKE-M-DIO, un programa puesto en marcha por Takeda que engloba varias iniciativas relacionadas con el DIO.