Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de 'Tecentriq' (Roche) logra reducir el tamaño del cáncer de vejiga avanzado en pacientes no tratados

Roche ha presentado nuevos datos que demuestran que su nuevo anticuerpo monoclonal atezolizumab, comercializado como 'Tecentriq', logra reducir el tamaño de los cáncer de vejiga localmente avanzados o metastásicos en un 24 por ciento en aquellos pacientes no tratados que no son elegibles para la quimioterapia basada en cisplatino.
El estudio, cuyos resultados se han presentado en el último congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés) que se están celebrando en Chicago (Estados Unidos), supone un avance significativo en un tumor que representa el 90 por ciento de todos los tumores de vejiga y que lleva casi tres décadas sin incorporar avances destacables.
De los pacientes que respondieron, el 75 por ciento siguió respondiendo al tratamiento y la duración media de la respuesta no se había alcanzado en el momento del análisis. El 7 por ciento de los pacientes participantes en el estudio lograron una respuesta completa.
La mediana de supervivencia global fue de 14,8 meses y el perfil de seguridad fue consistente con el observado en los análisis previos del estudio, según los datos de un trabajo que ha contado con la participación de siete hospitales españoles: Vall d'Hebron y el Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Barcelona; el 12 de Octubre, el Gregorio Marañón y el Ramón y Cajal de Madrid; la Clínica Universitaria de Navarra y el Virgen del Rocío de Sevilla.
"Los datos son muy positivos. En primer lugar, porque dan respuesta satisfactoria a la prueba de concepto planteada: demuestra que inducir al sistema inmunitario a combatir este tumor es una posibilidad válida en el manejo de una enfermedad que en su fase avanzada está muy necesitada de terapias activas", ha destacado José Luis Pérez Gracia, oncólogo de la Clínica Universitaria de Navarra y uno de los especialistas participantes en el estudio.
Además, los resultados constatan como la respuesta al tratamiento se mantiene durante muchos más meses que la quimioterapia y lo hace "de forma menos tóxica".
El fármaco acaba de ser aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) para pacientes con carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico que hayan sufrido una progresión de la enfermedad durante o después de una quimioterapia basada en platinos o cuya enfermedad haya recaído en los 12 meses siguientes a una quimioterapia con platinos previa a la cirugía (tratamiento neoadyuvante) o posterior a ella (tratamiento adyuvante).