Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Romero regresa a Becerreá "bien" y expresa su deseo de contactar con la misionera Paciencia Melgar

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, la primera contagiada con el virus del ébola en España, ha regresado estos días a la localidad lucense de Becerreá, donde ha manifestado que se encuentra "bien" más de un año después de sufrir la enfermedad y ha reiterado su deseo de contactar con la misionera Paciencia Melgar.
Teresa Romero se desplazó a esta localidad de la montaña lucense, de la que es hija adoptiva y donde reside su madre, porque sabía que "estaba nevando" y para "ver la nieve". "No me ha defraudado nada, ha nevado bastante", ha dicho.
Pasado un año y cuatro meses desde que se contagió en Madrid tras participar en el equipo sanitario que atendió a los misioneros Miguel Pajares y Manuel García, ambos enfermos de ébola, Romero ha asegurado que se encuentra "bien" y ha reiterado su deseo de contactar con la misionera Paciencia Melgar, que también sobrevivió al virus.
Aunque las últimas investigaciones apuntan a que el suero de Melgar no influyó significativamente en la curación de Teresa Romero, la auxiliar ha recordado que la misionera lo donó "generosamente" en principio para Manuel García, aunque "no llegó a tiempo" y le fue administrado a ella.
"Para mi, Paciencia es mi referente, ella parece que se encuentra mejor. Al parecer está en África, en Guinea, trabajando y parece que está recuperada", ha resumido.
Finalmente, ha lamentado no saber "nada" del Ministerio de Sanidad, que no se han puesto en contacto con ella para conocer como se encuentra. "Las cosas son así", ha sentenciado.