Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Termina la segunda jornada de trabajo en un vertedero sin encontrar los restos de Marta

La segunda jornada de los trabajos de búsqueda en el vertedero de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha finalizado sin que se hayan logrado encontrar restos de la joven Marta del Castillo, aunque se ha avanzado mucho en la tarea, pues se está muy cerca de la llamada "zona sensible".
Fuentes de la Delegación del Gobierno han informado a Efe de que los trabajos de búsqueda han concluido sobre las 19.00 horas y que se reanudarán a primera hora del lunes, ya que la empresa privada Tecner contratada para estas labores dará descanso a su personal tras veinte horas de actividad entre ayer y hoy.
Al estar ya cerca de la "zona sensible" del vertedero en la que podría estar el cuerpo de Marta, las labores de hoy se han llevado a cabo con más detenimiento, de forma que se han abierto algunas bolsas bajo la supervisión de la policía judicial y científica.
Cuando concluya la primera fase comenzará un trabajo más delicado a cargo de la Policía Judicial y la Policía Científica y que consistirá en depositar los residuos que resulten "sospechosos" para su análisis en una zona limpia, según han señalado a las autoridades los responsables de la empresa.
Los trabajos se desarrollan en un cerro de varias decenas de metros de altura que se ha creado con la basura no orgánica depositada en la zona, que se compacta y luego se cubre con arena procedente de canteras.
La búsqueda de Marta en el vertedero comenzó ayer después de que lo ordenara el juez de instrucción número 4 de Sevilla al cambiar el principal acusado, Miguel C., ex novio de la menor, su versión inicial y decir que habían arrojado el cadáver a un contenedor de basura y no al río Guadalquivir, donde más de 200 agentes la buscaron infructuosamente durante un mes.
El vertedero de Alcalá tiene una extensión de unas cien hectáreas, de las que el 30 por ciento se dedican a los vertidos, está rodeado de olivares, de campos de cultivo y fincas en las que se crían caballos.