Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF pide en el Congreso un "gran acuerdo" para "blindar" los derechos de la infancia

La directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF en España, Marta Arias, ha pedido en el Congreso un Pacto de Estado por la Infancia para "blindar" los derechos de los niños, después de que este martes la organización presentara un informe que revela que en España hay 800.000 nuevos niños que viven por debajo del umbral de la pobreza desde el inicio de la crisis en 2008.
"Lo que planteamos es un gran acuerdo entre los grupos políticos para priorizar la inversión en infancia y blindar los derechos de la infancia", ha explicado en declaraciones a Europa Press antes de comparecer en la Subcomisión para abordar la violencia contra niñas y niños.
En todo caso, Unicef reconoce el "esfuerzo" que se está haciendo desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad pero plantea "ir más allá, hacer algo más ambicioso".
Por ello, lo que ahora tienen encima de la mesa es una "iniciativa de movilización" en torno a la propuesta de un pacto por la infancia y están recogiendo firmas individuales, adhesiones de entidades sociales y de empresas y proponiendo a los partidos políticos, tanto a nivel parlamentario, como directamente en sus sedes "que asuman el reto de ver en qué tipo de cosas se podrían poner de acuerdo para que se mantengan, como ocurrió con las pensiones en el Pacto de Toledo".
Concretamente, Arias ha precisado que una de las principales medidas que proponen es establecer una prestación universal por hijo a cargo, algo que ya existe en 21 países de la Unión Europea y que implicaría una inversión de 9.000 millones de euros --cien euros al mes por hijo a cargo--.
"España tiene un deficit de inversión en familia e infancia con respecto a nuestro entorno más inmediato a la UE y una inversión de ese tipo nos pondría en la media", ha puntualizado.
Esta es una de las medidas sobre la que se sentarán a hablar el Gobierno y UNICEF en el grupo de trabajo que se ha creado para avanzar en la lucha contra la pobreza infantil.
Sobre las declaraciones de la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, que hablaba este martes de un "estancamiento" de la pobreza infantil, Arias ha advertido de que el dato que maneja el Gobierno del 27,5% --el mismo que utilizó Unicef en su informe de junio de 2013-- "no es comparable" con años anteriores porque ha cambiado la forma de medición del índice de pobreza. "Ojalá sea así, pero el dato no es comparable", ha matizado.
SAVE THE CHILDREN: LEY CONTRA EL MALTRATO INFANTIL
Por su parte, la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, Ana Sastre, que también ha comparecido en la misma subcomisión, ha reclamado una ley integral para abordar el problema de la violencia contra los niños por la que se establezca un mecanismo obligatorio de evaluación de políticas de protección contra la violencia y rendición de cuentas periódico ante el Parlamento.
Según ha precisado, durante el año 2012 se registraron más de 9.000 notificaciones de maltrato en el Registro Unificado de Maltrato Infantil, que depende del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Este dato, según ha advertido, es "solo la punta del iceberg", ya que la mayoría de los casos de violencia contra la infancia "permanecen ocultos".
Sastre ha puesto de manifiesto que no hay "ningún organismo" de recopilación, análisis y gestión de datos sobre la violencia contra la infancia "ni existe una definición de violencia que recoja todas sus formas" dejando fuera "la violencia institucional o la ejercida a través de las nuevas tecnologías".
"Es alarmante, por ejemplo, que aún no se haya prohibido el castigo físico por parte de los padres y madres en la legislación española, lo que tiene importantes consecuencias en la percepción de la sociedad sobre la violencia. Está socialmente aceptado que cuando el niño se porta mal se le puede pegar y es deber del Estado prohibirlo expresamente en el Código Civil", ha añadido.