Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unidas por el corazón y el hígado

Hace una semana Lorenza Huamán Poquioma, de 20 años de edad, daba a luz a sus dos niñas siamesas. Las pequeñas están unidas por el hígado y el corazón. Sus médicos han estudiado una separación de las dos hermanas pero lo han descartado porque están unidas por el hígado y el corazón.
El jefe del departamento de Neonatología del Instituto Nacional Materno Perinatal, Carlos Alvarado, ha dicho que los órganos que las unen hacen imposible su separacion. La una junta de médicos que ha estudiado los riesgos del caso ha explicado que las niñas deberían poder sibrevivir porque cada una tienen sus propios pulmones y riñones.
"Los casos de siameses se presentan uno de cada 200.000 nacimientos, todavía la ciencia no ha dado una explicación del porqué unos gemelos se convierten en siameses".
El padre de las siamesas, Juan Guelac Cueva, de 20 años de edad y sin un trabajo estable, ha pedido ayuda financiera para cubrir la manutención de unas niñas que necesitan mucha atención y recursos.  
EBP