Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Universidad de Zaragoza dice que la suspensión de apertura del curso responde a "la más estricta lealtad institucional"

La Universidad de Zaragoza (UZ) ha aclarado este viernes que la suspensión del acto de apertura del curso universitario previsto para este lunes, 23 de septiembre, al que iba a asistir el ministro de Educación, José Ignacio Wert, y el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, "ha sido adoptada desde la más estricta lealtad institucional con el Ministerio y la Jefatura del Estado", con los que ha trabajado "en todo momento en los aspectos de organización y seguridad del acto".
En una declaración institucional, la Universidad de Zaragoza precisa que la información sobre las alteraciones que se podían producir en la Sala Paraninfo "era conocida por el ministerio, al que se le comunicaron con detalle las circunstancias".
Añade que "con él se mantuvo un diálogo fluido y con su asentimiento se decidió la suspensión del acto, puesto que la iniciativa tenía que surgir de la Universidad de Zaragoza, que era la anfitriona y conocía las cuestiones concretas que podían afectar al acto académico".
La institución académica afirma que esta decisión fue adoptada "con el convencimiento de todas las partes de que el desarrollo normal del acto y el respeto a la Jefatura del Estado debían ser puntos esenciales del mismo y que podían verse dañados con incidentes".
Además, recuerda que la Universidad de Zaragoza "se ha caracterizado a lo largo de su historia por el respeto a las instituciones legítimamente establecidas" porque es algo que "forma parte de su esencia".
Así, "conjuntamente con ellas, la Universidad procura crear y mantener un marco de lealtad mutua que es la mejor imagen que se puede dar de Aragón; así ha actuado siempre y así seguirá haciéndolo en el ejercicio de su autoridad y en el ámbito de su capacidad de decisión".
Igualmente, remarca que merecen su "reprobación quienes se alejan de esa línea de respeto y con su actitud causan daño a las instituciones y, en particular, a la universidad" y concluye que el rectorado "no desea realizar más declaraciones sobre esta cuestión, ya que en todo momento su postura ha sido la de colaborar con lealtad para evitar conflictos" y "otra cosa no haría sino prolongar un debate que a nadie beneficiaría".