Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Usar bien las sillas de niños en los coches evitaría el 75 por ciento de las muertes en accidente

Un guardia civil, en un control. EFE/Archivotelecinco.es
El uso adecuado de las sillas de seguridad para niños en los coches podría evitar el 75% de las muertes y nueve de cada diez lesiones producidas en los accidentes de tráfico.
Los expertos coinciden en que las cifras están mejorando mucho en este sentido, aunque insisten en la precaución ante un fin de semana en que se esperan más de cinco millones de desplazamientos en las carreteras españolas.
El doctor Juan Carlos González Luque, miembro del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha recordado hoy que en 2008 se redujo la tasa de mortalidad por esta causa en un 25% con respecto al año anterior.
Aún así, se estima que ese año fallecieron en España 84 niños menores de 14 años, de los que un 62% eran ocupantes de un vehículo en el momento de la colisión y un 29% peatones.
González Luque ha apuntado que los accidentes de tráfico siguen siendo la primera causa de mortalidad infantil en los países desarrollados.
Según el doctor, el 25% de los menores que sufre un siniestro en las carreteras padece secuelas de algún tipo que, en la mayoría de los casos, son trastornos craneoencefálicos.
Actualmente el 87% de los niños menores de 13 años viaja en coche con un elemento de retención adecuado, aunque los expertos detectan nuevos problemas a los que "nos enfrentamos ahora, sobre todo, en relación al comportamiento de determinados colectivos de riesgo".
González Luque ha destacado, por ejemplo, la población con menores recursos socio económicos, los transportistas y el impacto en los niños de conductas reincidentes relacionadas con el consumo de sustancias por parte de los adultos.
Junto a ello, el relajo de los padres ante el uso de las medidas de seguridad con hijos mayores de ocho años es otro de los temas que más preocupan a los especialistas.
Resulta frecuente que a estas edades los padres "premien" al niño con el hecho de dejar los elementos de retención infantil y pasar al cinturón del vehículo.
El doctor ha recalcado que esto a menudo es menos seguro en caso de colisión, puesto que los otros sistemas proveen de mayor seguridad al menor de esta edad que el cinturón del vehículo.
Los consejos para la operación salida son, entre otros, utilizar siempre elementos de retención adecuados a la edad y peso del niño, y llevarlos siempre en las plazas posteriores de los vehículos.
Ajustar adecuadamente el asiento al coche así como los cinturones y arneses al cuerpo del pequeño sin que queden holguras, son otras recomendaciones importantes.
Cuando se viaja con niños, es necesario adecuar el viaje a sus necesidades, darles agua, evitar las temperaturas extremas y mantener descansos frecuentes -cada dos horas como máximo-.
Los pediatras recuerdan que hay que tener precaución con los peatones menores en el lugar de vacaciones, donde el desconocimiento de las vías, el volumen de tráfico y otras situaciones de riesgo hacen más probables los atropellos.