Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano organiza un encuentro mundial dedicado a trabajadores precarios, inmigrantes, campesinos y excluidos

El Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano, en colaboración con la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales, ha organizado un Encuentro Mundial del Movimiento Popular dedicado a los más desfavorecidas de la sociedad, como los trabajadores precarios, los inmigrantes, los campesinos sin tierra o los excluidos, que se celebrará del 27 al 29 octubre de 2014.
El Vaticano espera la participación de unos cien delegados de varios sectores: trabajadores precarios, temporales, inmigrantes, sin protección legal, reconocimiento sindical ni derechos laborales; campesinos sin tierra, de pueblos indígenas o en riesgo de ser expulsados del campo a causa de la especulación agrícola y la violencia; y personas que viven en suburbios y asentamientos informales, marginados, olvidados, sin infraestructura urbana adecuada.
El Papa participará el segundo día de este encuentro que se celebrará en el Aula Vieja del Sínodo, destinado principalmente a las organizaciones y movimientos de los excluidos.
Numerosos obispos y otros trabajadores de la Iglesia de varios países están también invitados, con el fin de estimular el diálogo y la colaboración con la Iglesia. La reunión se desarrollará en español, francés, inglés, italiano y portugués y concluirá con la creación de una instancia internacional de coordinación entre los movimientos populares con el apoyo y colaboración de la Iglesia.
Los objetivos del encuentro son: conocer la realidad de hoy, las luchas y los pensamientos de los movimientos populares y apreciar la enseñanza del Papa Francisco sobre la forma de avanzar juntos hacia un auténtico desarrollo humano integral. Los dos últimos días se dedicarán a la asunción de compromisos concretos para coordinar las organizaciones de los excluidos y su colaboración con la Iglesia.