Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vecinos del yihadista detenido afirman que la Policía fue numerosas ocasiones a la vivienda por ruidos "insoportables"

Vecinos del presunto yihadista detenido en Valencia han asegurado este martes a los medios de comunicación que la Policía Local ha tenido que ir en numerosas ocasiones a la vivienda, en la calle Juan de Garay, por ruidos "insoportables" de madrugada que llevaron al residente en el piso inferior al suyo a tenerse que mudar de casa.
Uno de ellos, Armando González, ha explicado que el presunto yihadista y su familia llevaban varios años viviendo en el edificio del número 10 de la calle Juan de Garay, aunque no mantenían "ningún trato" con ellos. "Hola y adiós y no con todos", solo con las hijas, ha precisado porque "no eran muy sociables".
De hecho, ha señalado que en enero las personas que vivían en el piso inferior al del detenido se tuvieron que mudar de casa porque los ruidos que hacían "no les dejaban vivir". "Más de 40 veces ha venido la Policía Local aquí pero cuando venían no hacían ruido y se iban", ha manifestado González, quien ha resaltado que cuando ha visto todo el operativo no se podía imaginar qué estaba pasando. Los agentes han cortado más de cien metros de calle para la detención.
"Es impensable, no tengo palabras, no lo he vivido más que en televisión", ha resumido, para asegurar que también había tenido su esposa un incidente con la mujer del detenido porque le llamó la atención porque tendía la ropa "chorreando". En todo caso, ha subrayado que no tienen miedo y que la Policía les ha trasladado que tuvieran tranquilidad porque era "protocolo".
Otro de los residentes, Pedro Vicente, vecino del piso superior, ha apuntado que en la casa del detenido no abrían la puerta a nadie o bien solamente la dejaban "medio entornada". "No se hablaban con nadie", ha indicado, para confirmar que el piso había sido denunciado por ruidos y que la Policía Local "ha venido montones de veces".
"El del piso de abajo se tuvo que ir a vivir con su hija por los ruidos insoportables a las cuatro o cinco de la mañana", ha dicho, y ha descrito esos ruidos como de arrastrar muebles o taconeos.
La última vez que acudió la Policía Local a la vivienda fue hace unos cinco o seis meses.
También ha descrito el momento en el que ha visto la presencia policial: "He bajado y creía que estaban rodando una película. No te asustas, pero ves los guardias con la metralleta.... Espero que hayan dejado el piso vacío y no haya peligro de nada", ha resumido.
TIENDA EN CORRETGERIA
El detenido tiene una tienda de alimentación-locutorio en la calle Corretgeria del centro de Valencia. Una de las vecinas ha explicado que estaba allí desde hace "por lo menos tres o cuatro años" y lo ha definido como "súper amable o normal".
De hecho, ha afirmado que dejó llamar a sus hijas hace unos días porque no tenían llaves para entrar en su casa y ella misma estuvo ayer agradeciéndoselo. Según su versión, el detenido tenía siempre puestos rezos y emisoras árabes y no hablaba bien el castellano, aunque ha hecho hincapié en que problemas "ninguno".