Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veintiséis periodistas fueron asesinados en el mundo en lo que va de 2009

Veintiséis periodistas han muerto en el mundo en el ejercicio de su profesión en lo que va de año, lo que supone un agravamiento de la falta de protección de estos profesionales, según el informe difundido hoy por la Campaña Emblema de Prensa (PEC, en inglés).
De esos 26, 11 fueron asesinados en febrero, señaló la PEC, una organización no gubernamental de periodistas acreditados ante la ONU en Ginebra, que ha formulado un llamamiento urgente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, reunido desde hoy en una nueva sesión, para que aborde este problema.
Durante el mismo periodo del año anterior (enero y febrero de 2008), fueron asesinados 16 periodistas, lo que significa un aumento de más del 50 por ciento, según el balance de la PEC.
"Lejos de mejorar, la situación se deteriora", deploró el secretario general de la PEC, Blaise Lempen.
El año pasado, 91 periodistas perdieron la vida en el ejercicio de su profesión.
El pasado mes de febrero, dos periodistas fueron asesinados en México, dos en Irak, uno en Somalia, uno en Madagascar, uno en Sri Lanka, uno en Pakistán, uno en Nepal, uno en Colombia y uno en Filipinas.
"La muerte de estos periodistas está claramente vinculada a situaciones de conflictos internos", según ha subrayado Blaise Lempen.
Desde el inicio de 2009, el mayor número de víctimas se registró en Gaza, durante la ofensiva militar de Israel (cuatro), en Pakistán (cuatro), en Somalia (dos), en Rusia (dos), en México (dos), en Sri Lanka (dos), en Nepal (dos), en Venezuela (dos), en Irak (dos). También hubo un periodista muerto en Kenia, Filipinas, Colombia y Madagascar.
La presidenta de la PEC, Hedayat Abdel Nabi, hizo un llamamiento al Consejo para que se comprometa con este problema global y organice una sesión especial presidida por el relator especial para la Libertad de Opinión y de Expresión, Frank La Rue.