Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vicente Ferrer permanece estable tras sufrir un infarto cerebral

El cooperante catalán Vicente Ferrer, quien anteayer sufrió un infarto cerebral, permanece ingresado en estado estable, dentro de la gravedad, en un hospital de la región india de Anantapur, en el sureste del país.
Ferrer (Barcelona, 1920), fundador de la ONG que lleva su nombre, no ha recuperado la conciencia, aunque ha reaccionado a estímulos moviendo levemente los ojos, brazos y piernas, según ha explicado a Efe una portavoz de la fundación.
El ex misionero, que no ha llegado a entrar en coma, se encuentra ingresado en el hospital privado Aasha de Anantapur, donde está siendo atendido por su cardiólogo de confianza y un neurólogo.
Junto a él se encuentran su esposa, la periodista británica Anne Perry, y sus tres hijos, Moncho, Tara y Yamuna.
Precisamente, Perry, en una entrevista telefónica con Catalunya Ràdio y recogida por EFE, ha explicado que esta mañana su hijo Moncho le ha preguntado si le oía y que Ferrer le ha indicado que sí con un pequeño movimiento.
Perry ha asegurado que Ferrer, de 88 años, se va a recuperar de la embolia porque tiene "mucha voluntad, mucha fuerza y muchas razones para vivir".
"Sólo cabe esperar y desear lo mejor. Estamos atentos", ha declarado a Efe el embajador español en la India, Ion de la Riva.
Ferrer, que llegó a la India por primera vez como misionero jesuita en el año 1952, ha dedicado más de cinco décadas de su vida a erradicar el sufrimiento de los más necesitados del país.
Aunque fue expulsado de la India en 1968 porque su labor generó suspicacias entre las clases dirigentes, volvió al país sólo un año después y se instaló en Anantapur, uno de los distritos más pobres, para continuar su lucha por los más desfavorecidos.
Abandonó entonces la Compañía de Jesús y creó la Fundación Vicente Ferrer junto a quien se convertiría en su futura esposa, la británica Anne Perry.
Desde entonces ha trabajado incansablemente para mejorar las condiciones de vida de algunas de las comunidades más discriminadas dentro del sistema de castas hindú: los "dálits" o intocables, los grupos tribales y las "backward castes".