Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tenista madrileña Virginia Ruano pregonará hoy las fiestas de los toros de Sepúlveda (Segovia)

El inicio de los festejos coincide con la tradicional Fiesta del Diablillo
La tenista madrileña Virginia Ruano, directora del Torneo ATP Open Castilla y León de El Espinar (Segovia) y comentarista de TVE, será la encargada este jueves de pregonar las fiestas de los toros la localidad segoviana de Sepúlveda, que se prolongarán hasta el próximo martes, 28 de agosto.
La lectura del pregón se producirá tras el tradicional chupinazo que marcará el inicio de los festejos y de la proclamación de la reina y las damas, actos ambos que se producirán a partir de las 12.00 horas.
Junto a los festejos taurinos, el programa festivo incluye además música, actos religiosos y gastronómicos y actividades infantiles.
En total, se han programado cuatro encierros diurnos por las calles de la localidad; una novillada de promoción de Escuelas Taurinas para el día 24; una corrida el día 25 con los diestros Morenito de Aranda, Javier Herrero y Víctor Barrio; una novillada con picadores para el 26 con los novilleros Diego Fernández, Juan José Bellido 'Chocolate' y Miguel Ángel Moreno, y una suelta de reses el 27 para las peñas del municipio. Asimismo, habrá cuatro encierros infantiles para los más pequeños.
La tradicional caldereta, que ofrecerá la Asociación de Peñas de Sepúlveda en la plaza de España a las 21.00 horas, pondrá el martes 28 el punto y final a la programación festiva.
FIESTA DEL DIABLILLO
La localidad celebrará además este jueves por la noche, como cada 23 de agosto, víspera de San Bartolomé, la Fiesta del Diablillo, en la que un grupo de diablos que sale de una hoguera recorre las calles repartiendo escobazos entre la multitud.
El origen de este antiguo rito podría estar en un episodio narrado en la biografía de San Bartolomé, en el que se cuenta que en una ocasión fue mandado llamar por un poderoso rey para que sanara a su hija, endemoniada, a la que ataban con cadenas.
Al verla, el santo pidió que fuera librada de ellas, asegurando que él ya había atado al demonio que dominaba a la princesa. Tras desatar los criados a la joven, quedó curada al instante.