Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Xunta expresa su "consternación" ante el último asesinato por violencia de género con una concentración en Santiago

López Abella pide "por favor" que se denuncien los casos de maltrato o el "resultado" será "éste"
La Xunta de Galicia ha expresado este martes su "consternación" por el último caso de violencia de género, ocurrido en la localidad pontevedresa de Barro, con una concentración ante el edificio administrativo de San Caetano, en Santiago de Compostela.
A esta movilización, en la que se guardó un minuto de silencio, han asistido varias decenas de personas, entre las que se encontraban el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda, la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera, y la secretaria general de Igualdad, Susana López Abella.
En declaraciones a los medios, esta última ha lamentado el "terrible crimen de violencia machista" de Barro y ha hecho un llamamiento "a toda la sociedad y a todas las administraciones" para "luchar de una manera absolutamente radical" contra esta lacra.
Además, ha pedido "por favor" a las mujeres que sufren violencia por parte de sus parejas que "den el paso de denunciar", lo mismo que sus allegados. "Sabemos que es muy complejo, que es complicado, pero si no se denuncia tenemos resultados como éste", ha sentenciado.
QUE "SE DENUNCIE"
De hecho, ha apuntado que de las 37 mujeres asesinadas por violencia de género --seis de ellas, en Galicia-- en toda España este año "11 habían retirado la denuncia y el resto no tenía denuncias previas", como en el caso de Barro.
Por tanto, la secretaria general ha insistido en la importancia de que "se denuncie" para que así "puedan actuar" las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y las administraciones con competencia en la materia.
"NINGÚN INDICIO"
En el caso concreto de Mónica Lorenzo, la última fallecida por esta causa en Galicia, López Abella ha explicado que no existía "ningún tipo de denuncia" ni "ningún indicio que hiciera pensar que esto pudiera acabar así, con la vida de una mujer de 38 años segada".
Ahora, su "preocupación" son las dos hijas menores de la fallecida, que "se encuentran con sus padrinos en un ayuntamiento próximo" a Barro. Tienen a su disposición --igual que otros "familiares muy próximos a la víctima"-- el protocolo diseñado por el Colegio Oficial de Psicología de Galicia para estos casos.
Las 37 muertes por esta violencia machista que se han registrado en España en lo que va de año han dejado 24 huérfanos.
Finalmente, la responsable autonómica de Igualdade ha reiterado que existen dos números de teléfono --el 016 y el 900.400.273-- para denunciar violencia machista que son gratuitos y no dejan huella en la factura.